CIUDADPOLÍTICA

Euskadi acuerda un marco para prevenir los casos de abusos sexuales a menores y reparar a las víctimas

El Parlamento vasco ha aprobado por unanimidad un informe para la prevención, verdad y reparación en los casos de abusos sexuales a menores que las víctimas celebran como “un gran paso adelante” que pone fin a décadas de “vacío institucional y social que ha rodeado a esta violencia”. “Nadie nos veía, no existíamos. Ahora hemos dejado de ser invisibles”, afirma Iñigo Zabala, que siendo niño sufrió abusos sexuales por parte de su padre. El informe establece la necesidad de contar con una ley integral vasca de infancia y adolescencia que proteja a las personas que padecen esta problemática y configura un marco de actuaciones dirigidas a detectar y perseguir con más eficacia los casos que se produzcan en el futuro.

El trabajo iniciado en mayo de 2019 en la comisión de Derechos Humanos e Igualdad de la Cámara de Vitoria, reunida en 32 ocasiones durante cuatro años, ha culminado con la aprobación de un estudio que pretende acabar con el “silencio impuesto” a los menores víctimas de abusos sexuales y reconoce “la verdad de lo padecido por todos ellos”. “Sabemos lo que ha supuesto para muchas de ellas tener que reabrir la herida una y otra vez, esperamos que con este informe y las propuestas y compromisos que vayan a emanar de él sientan una parte de la respuesta institucional que llevan tiempo esperando”, señala el acuerdo parlamentario tras recibir el testimonio de más de 60 víctimas, especialistas y juristas.

 

La realidad de los abusos sexuales en Euskadi revela que solo el 10% de los casos denunciados llegan a enjuiciarse. El resto se quedan archivados, normalmente por falta de pruebas porque “el testimonio del menor no es concluyente o no es considerado válido”. Estudios recientes muestran que entre el 10% y el 20% de la población en España ha sufrido algún tipo de abuso de este tipo. Alrededor del 84% de los abusadores son conocidos en mayor o menor grado por los menores afectados, se recoge en este estudio.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *