“YA ESTOY CHOCHEANDO”: AMLO

A VER, A VER…Ahí, en Palacio Nacional, alrededor de las 10 horas de este 8 de junio, se veía a un hombre nervioso, envuelto en un traje gris, arrugado, empolvado “Hecho en Ecatepec”, con zapatos también polvorientos como si hubiera estado haciendo ladrillos una noche antes. O tal vez, no durmió bien con la herida abierta por la derrota electoral, en su ostentosa habitación al estilo Luis XVI.

Las imágenes mostraban a ese hombre trajeado que esperaba a alguien que entraría por la puerta principal del palacio, donde habita sin pagar renta, luz, agua, asistentes, vehículos, comida, ropa, y además cobra arriba de cien mil pesos mensuales…por no hacer nada bueno ¡Ja!

Y sí, fueron apenas unos segundos, cuando ingresa una mujer vestida de traje negro, elegante y portando un cubrebocas, conforme a los protocolos internacionales de sanidad.  

Y el hombre nervioso, sin cubrebocas, al verla, manifiesta lo siguiente: “presidente…Kabala…Mucho gusto”.

– ¿Qué dijo? Preguntaron algunos distinguidos colegas de la tecla.

-Lo que quiso decir, contestó uno, es cábala – ¿Cómo? -Sí, la que lee la suerte.

– ¡Ah, no manches! A lo mejor quiso decir Kambala o Kalimba

¿Y por qué la llamó presidente? Preguntó un fotorreportero.

-Porque se le hizo engrudo el cerebro…

Para Ripley. Nadie creía lo que estaba viendo y oyendo.

Que el presidente de México no supiera ni el nombre ni el cargo de la visitante del país más poderoso de la tierra. ¡Imagínense!

Y claro, las burlas no se hicieron esperar en todas las redes sociales.

Inclusive, voltearon la vista al canciller Marcelo Ebrard ¿Lo hizo a propósito? por haber dejado solo a su patrón que, a estas alturas ya confunde la mayonesa con la calabaza.

Ah, pero ahí no acabó todo. En su conferencia matutina, frente a Marcelo Ebrard, a quien ni felicitó ni dijo ninguna palabra de reconocimiento a su trabajo, el rey de palacio casi se hizo el harakiri.

-Le dije a Kamala, “presidente”, confesó. Dicen mis adversarios que “ya estoy chocheando…tienen razón”. ¡Así, o más fuerte!

MIENTRAS TANTO…

El pasado 14 de mayo escribimos aquí: “MORENA, en caída libre en CDMX”. Con base en diversos sondeos y en especial en una encuesta de Massive Caller, rematamos: En la ciudad de México, “La Joya de la Corona”, hasta hoy las alcaldías que podría perder MORENA son 10 de 16, después de todas las torpezas del gobierno federal y local. Empero la oposición va por todo, incluyendo las diputaciones locales y federales. Tal vez, por eso, el Rey de Palacio lanza palos de ciego, un día sí y otro también, porque presiente sobre su cuello la espada de Damocles”.

Y sí, nos acercamos mucho al resultado final de los comicios de este 6 de junio, sin tener bola de cristal.

Veamos. Los casos novedosos de la derrota de MORENA en la ciudad de México son nueve o diez alcaldías que quedan a manos de la oposición y la pérdida de diputaciones locales que, de 31 morenistas cayeron a 19.

Las alcaldías iconos de la llamada izquierda, cuya herida ahora supura, son Tlalpan, Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Coyoacán.

La demarcación de Tlalpan, donde Claudia Sheinbaum ya prácticamente la tenía escriturada a su nombre, se le fue de las manos como una muestra del rechazo que siente la gente hacia el gobierno de la 4T. ¿Le dolió? ¡Claro!

En el caso de Cuauhtémoc, donde Dolores Padierna, que en su infinita soberbia intentó apoderarse otra vez de la alcaldía, tuvo una votación mucho menor a la que esperaba. Según ella, su partido cuenta con un padrón de 250 mil simpatizantes en esa demarcación, pero apenas votaron por ella cien mil.  Es decir, ni sus camaradas morenistas la quieren. Las ligas de su pareja tendrán que guárdalas para otra ocasión.    

Álvaro Obregón pasó a manos de la alianza PAN, PRI, PRD, en parte por el repudio a Eduardo Santillán un mal funcionario que hasta denuncias tiene por trata de personas. Pero también contó mucho la presencia y compromisos de la panista Lía Limón. Se espera un buen trabajo. Cuenta con experiencia y capacidad, se dice.

Giovanni Gutiérrez, con la coordinación de campaña del experimentado Obdulio Ávila Mayo, ganó a pulso con sensibilidad política, propuestas claras y realistas la alcaldía de Coyoacán, una demarcación clave de la cultura y del turismo. Además, es la jurisdicción donde posee inmuebles la familia de López Obrador y diversos integrantes de la 4T, como Encinas, Pablo Gómez, Concheiro, Ifigenia Martínez, etc. Si bien, fue candidato por la alianza de tres partidos políticos, lo cierto es que la gente votó más por el PAN, luego el PRI y el PRD. El blanquiazul avanzó a pasos agigantados.

Desde 1997, la llamada izquierda, impulsada por el priista Ernesto Zedillo, se apoderó del gobierno de la ciudad de México y de las alcaldías, pero sin dar resultados positivos a la gente. Se estancó la capital y Coyoacán. La mayoría de los funcionarios actuaron como hordas sobre el erario y dejaron en el abandono a las colonias, pueblos, barrios y unidades habitacionales. Hoy, el virtual alcalde Giovanni Gutiérrez se presenta como una gran promesa por un mejor Coyoacán. Medio mundo le reconoce capacidad,  experiencia y sensibilidad polìtica.

Cabe destacar que, en el marco de la campaña, los morenistas que apoyaron a Carlos Castillo, otra criatura del “Señor de las Ligas”, intentaron intimidar a los electores con que les iban a cortar el agua, sobre todo en la zona de los pedregales, si no votaban por su candidato. Y en otros casos ofrecieron hasta 500 pesos por cada voto el día 6 de junio, según aseveraciones. Algunos cayeron en el garlito. Pero de nada les valió. Hoy se están lamiendo las heridas. Seguiremos informando (unomasmega@gmail.com)   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *