Tu antihistamínico no te alivia los síntomas de alergias

05 de octubre 2018.-En muchas personas, las alergias estacionales, también conocidas como fiebre del heno o rinitis alérgica, recrudecen durante la primavera cuando los árboles están en pleno brote y liberan el polen, que es una sustancia alergénica común, en esta época solemos acudir a los antihistamínicos, ¿pero qué hacer si los síntomas no cesan?

Los síntomas de las alergias estacionales incluyen catarro, congestión nasal, ojos acuosos, enrojecidos y con comezón, así como estornudos. Recurrir a un antihistamínico de venta libre es buen primer paso contra las alergias estacionales, y cuando el medicamento logra controlar bien los síntomas, no es necesario hacer más evaluaciones ni exámenes médicos. La duración de los síntomas de las alergias estacionales varía y puede ser desde años hasta de por vida.

Cuando los antihistamínicos no bastan para controlar los síntomas de las alergias estacionales, lo prudente es visitar al médico, quien es capaz de evaluar el caso y recomendar otros medicamentos que podrían ayudar. No obstante, si los síntomas continuaran, lo mejor es visitar a un alergólogo.

Existen también otras alternativas de tratamiento. Por ejemplo, un espray nasal con esteroides y de venta sin prescripción, puede reducir la inflamación nasal y el catarro. Sin embargo, estos medicamentos no funcionan de inmediato, sino que necesitan hasta seis semanas para aportar el máximo beneficio.

Además del medicamento, hay algunas medidas de autocuidado que se pueden tomar para reducir los síntomas de las alergias. En los meses de la primavera y del verano, encienda el aire acondicionado en la casa y en el auto, en lugar de dejar abiertas las ventanas. No cuelgue a secar la ropa afuera, donde el polen puede adherirse a ellas.

Por otro lado, enjuagar las fosas nasales con solución salina estéril para extraer la mucosidad y los alérgenos de la nariz puede ofrecer alivio temporal de la congestión nasal, aunque no impedirá que los síntomas reaparezcan.

Si pese a una combinación de medicamentos antialérgicos se encuentra batallando con los síntomas, lo prudente sería consultar con un alergólogo. El alergólogo puede hacerle exámenes para precisar los alérgenos específicos que le provocan síntomas.

Una vez identificados los alérgenos, posiblemente se le recomiende inmunoterapia, en caso de que los síntomas no mejoren con la combinación de antihistamínicos, espray nasales.

La inmunoterapia implica administrar pequeñas cantidades del alérgeno para desencadenar la respuesta inmunitaria, aunque no suficiente para provocar la reacción alérgica. Con el tiempo, la inmunoterapia reduce la dosis de los alérgenos para que el cuerpo se habitúe a la exposición al alérgeno. Ese proceso se conoce como “desensibilización”. El sistema inmunitario crea tolerancia a los alérgenos y los síntomas de la alergia empiezan a disminuir. Las inyecciones de las alergias continúan administrándose una vez al mes, durante varios años.

En las alergias, las inyecciones suelen servir para administrar la inmunoterapia; pero últimamente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó las tabletas sublinguales (diferentes a las gotas sublinguales) que pueden administrarse por vía oral y que ahora también están disponibles como inmunoterapia contra alérgenos. Las tabletas funcionan de manera similar a las inyecciones contra las alergias; aunque, a diferencia de estas, no requieren visitas al consultorio médico para cada dosis. Los pacientes suelen tomar la primera tableta en el consultorio del alergólogo y después toman las demás tabletas en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.