Tres pruebas por las AMLO está obsesionado por destruir el INE

Por Christian Bautista

Corresponsal en Presidencia

 

Pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que no busca desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE) y acabar con la democracia, su iniciativa de reforma electoral demuestra todo lo contrario, así lo señala en su columna Ciro Murayama en el Reforma.

 

  • Tres pruebas de que AMLO quiere destruir el INE

 

1.- La iniciativa de AMLO plantea quitar al INE la confección del padrón electoral. Hoy existen 333 comisiones de vigilancia del padrón (300 distritales, 32 locales y una nacional) integradas por todos los partidos políticos. Estas ayudan a supervisar todo movimiento como que nadie tenga dos credenciales vigentes. 

 

Ello garantiza el principio de una persona, un voto. Gracias a esto, a partir de 1990, se acabaron los electores “rasurados” y con los “muertos votantes”. Arrebatarle el padrón al INE significaría suprimir la principal herramienta de certeza en las elecciones.

 

2.- El presidente busca cancelar la estructura territorial, profesional y permanente que tiene el INE en todo el territorio (32 juntas ejecutivas locales y 300 juntas ejecutivas distritales). Gracias a esto, el INE instala casillas en cada rincón de la geografía del país. Eliminar esa estructura profesional, a lo que se suma la propuesta de abolir a las autoridades locales, no solo comprometería las votaciones confiables, sino incluso la capacidad de instalar casillas.

 

3.- La iniciativa pretende que consejeros del INE y magistrados del Tribunal sean electos por voto popular a partir de listas confeccionadas por el mismo presidente. Si el partido que más votos tiene suele reunir es el del mandatario, quizá sus candidatos a autoridades electorales resultarían también los más votados: así los árbitros estarían alineados con quien gobierno. Se perdería la independencia, la neutralidad y la necesaria autonomía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.