Semarnat autoriza en materia de impacto ambiental el Tramo 5 Norte del Tren Maya

Semarnat autoriza en materia de impacto ambiental el Tramo 5 Norte del Tren Maya Cancún.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó en materia de impacto ambiental el desarrollo del Tramo 5 Norte del Tren Maya, que va de Cancún a Playa del Carmen, pese a que las obras iniciaron previamente, sin contar con dicho permiso, tal y como sucedió con el Tramo 5 Sur, de Playa del Carmen a Tulum.

 

El resolutivo del Tramo 5 Norte no ha sido publicado en la página de la Semarnat. Lo mismo sucedió, en principio, con el Tramo 5 Sur, que aún cuando se autorizó en junio, su resolutivo fue subido en la modalidad de versión pública, a finales de agosto, lo mismo que el Tramo 4, que se autorizó incluso con mayor antelación.

 

La asociación Defendiendo el Derecho a un Medio Ambiente Sano (DMAS) en Cancún fue notificada de la autorización emitida para el Tramo 5 Norte, el 1 de septiembre, y anunció este martes que ha promovido una cuarta ampliación de la demanda del juicio de amparo, ahora, en contra de ese resolutivo, toda vez que los trabajos de desmonte y despalme llevan varios kilómetros e iniciaron violando el principio precautorio.

 

Los términos y condicionantes que la Dirección General de Impacto Ambiental (DGIRA), a cargo de Alejandro Pérez Hernandez, impuso al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) – Fonatur Tren Maya S.A. de C.V. para efectos del Tramo 5 Norte, se desconocen, precisamente porque la Semarnat no ha hecho público el resolutivo.

 

Sin embargo, entre los datos preliminares, DMAS indicó que a Fonatur se le solicitó una millonaria fianza.

 

“Los dos resolutivos de la Semarnat para el Tramo 5 deben ser invalidados, porque violan el carácter preventivo que una evaluación de impactos ambientales debe tener; son extemporáneos, ya que se debió evaluar antes de iniciar las obras.

 

“Incumplen con ordenamientos ecológicos locales que protegen cenotes y cuevas y Fonatur solo dice que no los va a afectar, pero no se presentó un solo estudio de mecánica de suelos, ni estudios geofísicos o geohidrológicos para la evaluación”, reprochó.

 

La asociación detalló que la ausencia de estudios de mecánica de suelos, considerados fundamentales, queda demostrada porque la DGIRA puso como condicionantes al Fonatur Tren Maya, su elaboración y presentación, pese a que debieron entregarse previamente para hacer una correcta evaluación de los impactos de la obra.

 

Lee también: Ambientalistas denuncian daños a cenote por obras del Tren Maya en Quintana Roo

 

DMAS acusó de complicidad a la Semarnat, al permitir que se pongan en riesgo especies en peligro de extinción que viven en las cuevas y cenotes en el Tramo 5 y que “serán enterrados” por la maquinaria pesada que realiza el desmonte y despalme de la selva en la zona, en donde niegan la existencia de cenotes.

 

Para la asociación, la evaluación sobre las afectaciones del megaproyecto está mal planteada y aplicada, ya que no se analizan los impactos integrales y acumulativos de la obra completa que abarca los cinco estados –Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán– sino que se fraccionó.

 

El caso más grave es el del Tramo 5, pues pese a su complejidad, incluso se subdividió en dos subtramos –Norte y Sur– “para cumplir con los tiempos del presidente”, de acuerdo con lo respondido por Fonatur Tren Maya en la Reunión Pública de Información celebrada en Cancún el pasado 11 de agosto.

 

“Todo el Tren debió ser evaluado como una sola obra (…) si divides la obra o actividad para obtener varias autorizaciones, impides se evalúe todo el impacto ambiental completo y es inconstitucional, como lo señaló la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el amparo en revisión 54/ 2021”, resaltó DMAS.

Mediante un comunicado, la asociación volvió a refutar las afirmaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró este fin de semana que los amparos en contra del Tren Maya en el Tramo 5 “no procedieron”.

 

Contrario a lo dicho por el mandatario federal, DMAS aclaró que los juicios que han iniciado, siguen, al igual que los promovidos por otras organizaciones.

 

Las demandas se mantendrán presentando argumentos y pruebas para “dejar constancia de esta ilegalidad y ahora complicidad por parte del Poder Judicial”, advirtió DMAS.

 

La asociación recordó que, en el caso del Tramo 5 Sur, el Juez Primero de Distrito, radicado en Yucatán, Adrián Fernando Novelo Pérez, modificó y otorgó una “suspensión a modo” en uno de los juicios, para poder revocar la suspensión definitiva posteriormente.

 

El argumento del juzgador fue que Fonatur Tren Maya obtuvo la autorización de impacto ambiental condicionada, aun cuando esto ocurrió ya devastada la selva.

 

DMAS presentó recursos de revisión en torno a la decisión del juez y en contra de la autorización expedida, al haberse violentado el principio precautorio y el Procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental (PEIA) contenido en la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).

 

Sin embargo, ayer, el juez Primero negó la suspensión solicitada respecto a ese resolutivo de la Semarnat, utilizando un argumento que, a juicio de DMAS, pareciera haber sido escrito por el Fonatur, que subraya que el proyecto es de “interés social”, “en beneficio de la sociedad” y que ya cuenta con las licencias y autorizaciones correspondientes.

 

La asociación remarcó la “falsedad” de lo anterior, toda vez que Fonatur Tren Maya no cuenta aún con el cambio de uso de suelo en terrenos forestales que mandata la Ley Forestal, indispensable para la devastación de la selva, que ya realizó, no solo en el Tramo 5 Sur, sino en el Tramo 5 Norte.

 

Y aclaró que “de interés social y orden público es el agua: Los cenotes con los ríos subterráneos son el acuífero que provee de agua a toda la población”.

 

DMAS consideró que, de no apegarse a Derecho y suspender las obras, el Juzgado Primero de Yucatán y el Tribunal Colegiado del Décimo Cuarto Distrito, no solo serán cómplices del “daño irreversible” que se ocasiona desde febrero pasado en el Tramo 5, por la devastación de la selva con maquinaria pesada.

 

También “estarán siendo cómplices de los colapsos que pueden suceder debido al suelo kárstico, dejando además un precedente violatorio del carácter preventivo fatal (sic) para todo el país”.

 

Apenas el pasado 3 de septiembre, exploradores de cavernas difundieron imágenes desde el Tramo 5 Sur, en el límite con el Tramo 5 Norte del Tren Maya, en donde se observa a maquinaria pesada trabajando justo al lado de un cenote bautizado como “Guardianes”, conectado con el sistema de ríos subterráneos Sac Actun, que abastece de agua dulce a la región.

 

Desde marzo pasado un puñado de ciudadanas y ciudadanos se ha dado a la tarea de documentar, presencialmente, los trabajos en el Tramo 5 y el paso de las máquinas cerca de cuevas subterráneas que se estremecen por la vibración provocada por el paso de la maquinaria.

Mediante un comunicado, la asociación volvió a refutar las afirmaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró este fin de semana que los amparos en contra del Tren Maya en el Tramo 5 “no procedieron”.

 

Contrario a lo dicho por el mandatario federal, DMAS aclaró que los juicios que han iniciado, siguen, al igual que los promovidos por otras organizaciones.

 

Las demandas se mantendrán presentando argumentos y pruebas para “dejar constancia de esta ilegalidad y ahora complicidad por parte del Poder Judicial”, advirtió DMAS.

 

La asociación recordó que, en el caso del Tramo 5 Sur, el Juez Primero de Distrito, radicado en Yucatán, Adrián Fernando Novelo Pérez, modificó y otorgó una “suspensión a modo” en uno de los juicios, para poder revocar la suspensión definitiva posteriormente.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.