Salud descarta casos de viruela del mono en México, pero pide reportar a sospechosos

Las autoridades de Salud en México descartaron que se tengan casos confirmados de viruela del mono en el país, sin embargo, publicaron un aviso epidemiológico, para que todas las unidades médicas reporten casos sospechosos.

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta el 21 de mayo se han confirmado 92 casos de viruela del mono y 28 sospechosos en Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, Estados Unidos, España, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia.

 

Leer más | Viruela del mono: qué la distingue y por qué preocupa a la OMS

 

Además de 1,300 casos en países africanos “donde esta enfermedad es endémica”, sostuvo la Secretaría de Salud.

 

“Hasta el momento no se ha identificado como una enfermedad de transmisión sexual y no existe tratamiento específico. Este padecimiento cursa con dos periodos clínicos que, generalmente, se quitan sin complicaciones entre dos y cuatro semanas después de iniciar los síntomas”, recordó la dependencia.

 

De acuerdo con las autoridades de salud, la primera fase de la viruela del mono se desarrolla en los primeros cinco días, y se caracteriza por fiebre, dolor de cabeza intenso, ganglios inflamados, dolor de la espalda baja, dolores musculares y falta de ganas de moverse o hacer alguna actividad física.

 

Mientras que en la segunda fase aparecen pequeñas ampollas, que inicia los días uno y tres después del inicio de la fiebre.

 

“En ese momento aparecen las distintas fases del sarpullido que, por lo general, afecta primero la cara y posteriormente se extiende al resto del cuerpo. El sarpullido inicia con máculas (manchas de color diferente) y evoluciona asincrónicamente a vesículas, pústulas (lesiones con pus y llagas) y costras. Es una enfermedad parecida a la varicela, pues ambos virus son de la misma familia”, sostuvo.

 

También destacaron que la identificación de la viruela símica se hace por prueba de la polimerasa en cadena (PCR) en lesiones y muestras de exudado húmedo o seco.

 

A diferencia del COVID-19, se espera que no se convierta en una pandemia, pues es una enfermedad de baja transmisibilidad. De momento, la OMS analiza si se declara como una emergencia de salud pública internacional.

 

“Parece que no será un brote de la magnitud del COVID-19, pero sí tiene un potencial para convertirse en una epidemia seria, si no se tienen los cuidados adecuados como cuarentena y seguimiento de los casos, pero con medidas epidemiológicas muy puntuales sí se puede controlar esta enfermedad”, dijo a Animal Político el médico veterinario Jorge Francisco Monroy, académico de la UNAM.

 

La Secretaría de Salud lanzó una serie de recomendaciones a la población en general, como :

 

Lavarse las manos de forma frecuente, con agua y jabón o solución alcohol gel.Cubrir nariz y boca con la parte interna del codo al estornudar o toser.Evitar compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos.Cuando se esté físicamente cerca de una persona enferma, usar mascarilla médica, especialmente si está tosiendo o se tiene lesiones en la boca.Lavar la ropa, toallas, utensilios para comer y sábanas que hayan estado en contacto con la persona enferma, utilizando agua tibia y detergente.Limpiar y desinfectar los espacios en los que se haya encontrado una persona enferma y evitar el contacto cercano.Evitar el contacto con las lesiones; si se deben tocar, utilizar guantes y desechar de forma correcta.En caso de presentar síntomas, acudir a atención médica y evitar el contacto con otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.