Respaldan Macron, Scholz y Draghi candidatura de Ucrania a la UE

Los dirigentes de las principales potencias de la Unión Europea (UE) respaldaron el jueves en Kiev la candidatura de Ucrania al bloque, en una clara muestra de apoyo a este país confrontado a la invasión rusa.

 

El presidente francés, Emmanuel Macron, y los jefes de gobierno de Alemania, Olaf Scholz, e Italia, Mario Draghi, llegaron a Kiev en tren, en la primera visita que realizan a Ucrania desde el inicio de la guerra el 24 de febrero.

 

Inmediatamente fueron a Irpin, una de las localidades de la periferia de la capital devastada por los bombardeos rusos al inicio del conflicto.

 

En sus actividades se les unió el presidente de Rumania, Klaus Iohannis, otro país miembro de la UE.

 

“Los cuatro apoyamos el estatuto de candidato inmediato” de Ucrania para la adhesión al bloque, declaró Macron en una rueda de prensa junto a sus tres colegas.

 

“El mensaje más importante de nuestra visita es que Italia quiere que Ucrania sea parte de la UE”, dijo por su parte Draghi.

 

Ucrania “pertenece a la familia europea”, subrayó igualmente Scholz.

 

Alemania “apoya a Ucrania con la entrega de armas” y lo seguirá haciendo “durante el tiempo que sea necesario”, agregó.

 

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, indicó poco después que su país estaba “decidido a trabajar” para convertirse en un miembro de pleno derecho de la UE.

 

Los Veintisiete decidirán en una cumbre el 23 y el 24 de junio si aceptan a Ucrania como candidato oficial a la adhesión, dando inicio a un proceso que puede durar años. La Comisión Europea (ejecutivo de la UE) deberá dar a conocer su posición el viernes.

 

“Armas pesadas”

 

Ucrania también desea entrar en la OTAN, cuyos miembros se reunirán en Madrid a finales de mes, en una cumbre en la que Zelensky participará por videoconferencia.

 

Los países de la alianza militar liderada por Estados Unidos hablarán no solo de la entrega de armas a Ucrania, sino del entrenamiento brindado a las tropas de Kiev y del refuerzo del flanco oriental de la organización ante la creciente amenaza rusa.

 

Para frenar la ofensiva de Moscú, Ucrania reclama más armamento a los países occidentales. “Indiqué nuestras necesidades esenciales en materia de defensa”, dijo Zelensky tras reunirse con los líderes europeos.

 

“Esperamos nuevas entregas, sobre todo de armas pesadas, artillería moderna, sistemas de defensa antiaéreos”, insistió.

 

Alemania ha sido frecuentemente criticada por su lentitud en la entrega de armas.

 

“Cada entrega salva a ucranianos. Cada día en que se retrasan o posponen decisiones son una oportunidad para que el ejército ruso mate a ucranianos o arruine nuestras ciudades”, dijo Zelensky.

 

Macron anunció la entrega a Ucrania de seis cañones César adicionales. Kiev ya cuenta con 12 cañones de este tipo. “Ucrania tiene que poder resistir y ganar”, subrayó el líder francés durante la visita a Irpin.

 

Estados Unidos anunció el miércoles un nuevo paquete de ayuda militar valorado en mil millones de dólares que incluirá artillería, sistemas de defensa antinavíos, municiones y sistemas avanzados de misiles.

 

Pero el Kremlin no da señales de amilanarse ante esos anuncios. Suministrar armas a Ucrania “es totalmente fútil y solo ocasionará más perjuicios al país”, dijo el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

 

“Reconstruiremos todo”

 

Los dirigentes europeos visitaron la asolada ciudad de Irpin, caminando entre edificios destruidos y coches calcinados.

 

“Reconstruiremos todo”, declaró Draghi. “Destruyeron jardines de infancia, patios de recreo. Todo será reconstruido”, prometió.

 

Cientos de civiles murieron en Irpin, Bucha y Borodianka, en la periferia de Kiev, durante la ocupación rusa en marzo. Organizaciones internacionales buscan determinar quiénes son los culpables de estos crímenes de guerra, que Kiev atribuye a las fuerzas rusas.

 

La visita de los dirigentes europeos se produce en momentos en que las tropas rusas estrechan el cerco en la cuenca minera del Donbás, formada por las regiones de Lugansk y Donetsk y controlada parcialmente por separatistas prorrusos desde 2014.

 

Tras desistir de la toma de Kiev en marzo, Moscú pretende conquistar toda esta zona y concentra sus tropas en Severodonetsk y Lysychansk, dos ciudades vecinas claves en esta ofensiva.

 

“Cada día es más difícil”

 

“Cada día es más difícil, los rusos traen más y más armas a la ciudad e intentan atacar desde varias direcciones”, declaró Oleksander Striuk, alcalde de Severodonetsk.

 

Parte de los efectivos ucranianos en la ciudad se han atrincherado en la fábrica química de Azot, junto a unos 500 civiles refugiados en su interior, según Striuk.

 

En total, unos 10 mil civiles siguen en la ciudad, que contaba con unos 100.000 habitantes antes de la guerra, dijo Serguéi Gaidai, gobernador de la región de Lugansk.

 

Según Gaidai, “el ejército ruso pierde cientos de combatientes, pero encuentra reservas y sigue destruyendo Severodonetsk”. Pero “nuestros militares mantienen la defensa”, afirmó.

 

Rusia también atacó el jueves con misiles la región nororiental de Sumy, son saldo de cuatro muertos y seis heridos, informó el gobernador Dmytro Zhyvytsky en Telegram.

 

En el ámbito económico, el gigante ruso Gazprom siguió recortando el volumen de sus entregas a Europa, en respuesta a las sanciones internacionales contra Moscú.

 

“Es nuestro producto, son nuestras reglas”, dijo el dirigente de Gazprom Alexei Miller.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.