Regresa el ambulantaje a las colonias Roma-Condesa

  • En operación hormiga, la zona cercana a la estación Chilpancingo del Metro se llenó de armazones y lonas

Ciudad de México 11 de octubre.- La presencia de puestos ambulantes cada vez es más visible en las inmediaciones de la estación del Metro Chilpancingo de la Ciudad de México, sin que la autoridad de la alcaldía Cuauhtémoc impida su colocación.

Apenas a principios del presente año fue remodelada esa zona en el mobiliario urbano para tratar de mejorar la imagen, sin embargo, en operación hormiga se ha ido incrementando el número de armazones con lonas y diferentes productos que son adquiridos principalmente por la gente que labora en los alrededores.

El gobierno de la Ciudad de México contempló diversos proyectos de recuperación de espacios públicos por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y la Agencia de Gestión Urbana.

Desde la Glorieta de Insurgentes hasta la estación Chilpancingo del Metro se realizaron obras con una inversión de 500 millones de pesos que incluyeron el cambio de luminarias, reforestación, reordenamiento del ambulantaje y pavimentación.

No obstante, las autoridades de la alcaldía de Cuauhtémoc han dejado de hacer su trabajo, tras permitir que los puestos callejeros volvieran a instalarse en las cuatro esquinas de esta intersección de Insurgentes y Baja California, frontera entre las colonias Roma e Hipódromo Condesa.

En un recorrido que realizó Excélsior se observan cadenas de puestos a lo largo de las banquetas, dejando sólo un estrecho pasillo para que los peatones circulen hacia el sur o norte de avenida Insurgentes, y prácticamente ocultan las fachadas de los edificios y comercios establecidos.

Y más adelante, sobre la calle Baja California, en los linderos de la colonia Condesa, se encuentra la calle Chilpancingo.

Ahí la serie de puestos ambulantes que se ubican sobre la vía primaria, dan vuelta sobre esta calle secundaria.

Por si esto no fuera suficiente, hay un agravante más: algunos puestos del comercio informal no sólo están sobre la banqueta, sino que también invaden el arroyo vehicular bajo las aceras sin que alguna autoridad les conmine a remover sus estructuras metálicas o impida que sigan laborando.

Armas, alcohol, celulares robados y hasta dispositivos intrauterinos han sido decomisados durante 120 visitas de supervisión a tianguis de la Ciudad de México.

En diversos puntos, sobre todo en los tianguis que convergen entre el Estado de México y la Ciudad de México, los comerciantes optaron por colocar los puestos que tienen venta de productos prohibidos del lado del Estado de México, por lo que el gobierno capitalino prepara un convenio metropolitano en movilidad y seguridad.

La secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, señaló que para evitar que el comercio ilegal se mude de una entidad a otra, ya se coordinan con el Estado de México.

A tres meses de que iniciarán los operativos en tianguis a fin de incautar celulares robados, medicamentos y bebidas alcohólicas, el gobierno reportó el decomiso de 570 celulares, mil 721 cajas de medicamentos, 343 envases de bebidas alcohólicas, 110 litros de pulque, 200 litros de cerveza, 600 cajetillas de cigarros y 98 armas de fuego, entre otros artículos.

Se han realizado operativos en los tianguis de la Providencia, de Casas Alemán y San Felipe de Jesús, en Gustavo A. Madero; Santa Cruz Meyehualco y El Salado, en Iztapalapa; Apatlaco, en Iztapalapa e Iztacalco; La Bola, en Coyoacán; El Chopo y el Mercado sobre ruedas de la Condesa, en Cuauhtémoc; La Búfalo y El Cuernito, en Álvaro Obregón, y El Homún, en Tlalpan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *