Rappiconomy: Cómo Rappi evolucionó a una compañía con diferentes servicios para el consumidor

Además de ser un semillero de nuevas startups, Rappi tiene el objetivo claro: resolver la vida de las personas a través de la tecnología, ya sea comprando boletos de avión, comida en restaurantes, hacer el súper o tener una tarjeta de crédito.

 

El primer eje que se propuso, hace más de seis años, fue el Rappifavor, una vertical que solucionaba el ayudar a las personas que no tuvieran el tiempo de hacer favores, por ejemplo: recoger unas llaves, llevar un documento o recoger comida.

 

«Esta vertical de RappiFavor o de antojo nos empezó a dar información de qué era lo que les interesaba a los usuarios. Restaurante era algo muy fuerte, sacamos la vertical de restaurantes; nos dimos cuenta de farmacias y sacamos su vertical», dijo Alejandro Solís, director general de Rappi México.

 

Conforme la data crecía, Rappi averiguó que buscaban las personas y ejecutó verticales que serían un éxito seguro, gracias a las estadísticas. Un proceso que fue «natural» dentro de la empresa.

 

La idea de su servicio bancario y tarjetas de crédito vino de datos que informaban que la experiencia en la región en una sucursal bancaria podría presentarse tediosa o con desconfianza.

 

«Vimos que había mucha fricción y poca penetración de la banca, y ‘¿por qué no generamos un banco digital?’ un banco donde nosotros podamos emitir la tarjeta del futuro sin fricciones», contó Solís a Business Insider México.

 

El proceso para la llamada «tarjeta del futuro» es con datos biométricos y fotos de una identificación oficial, en solo minutos se puede aprobar la tarjeta digital y en 30 minutos puede llegar la física de las manos de un repartidor, según explicó Solís.

 

Tan solo el año pasado, Rappicard fue el mayor colocador de tarjetas de crédito en México, con más de 500,000 tarjetas colocadas, muy por arriba de la banca tradicional.

 

«Somos una startup dentro de una startup que funcionó muy bien»

 

Rappi no solo es una startup dentro de una startup como dijo Solís, son una fintech, con Rappibank; agencia de viajes, con RappiTravel; envíos, con Rappifavor; delivery de comida, supermercado y entrega de última milla, RappiTurbo.

 

Cada una de ellas complementándose entre sí, a través de programas como cashback. «Somos una startup dentro de una startup que funcionó muy bien», dijo Solís.

 

Sumado a lo anterior, la empresa busca ser en los próximos años un proveedor de data, que ayude a sus aliados a gestionar de una manera más óptima sus negocios.

 

«La parte de la data es extremadamente valioso porque ayuda a la toma de decisiones […] y hoy en día tenemos datos que podemos dar a los aliados, de manera agregada, y poderles decir dónde esta su área de oportunidad», explicó.

 

Solís asegura que con los datos de búsquedas insatisfechas pueden saber qué se necesita en un cierto radio poblacional. «Si alguien se mete en Chetumal y busca alitas y no hay en esa zona; podemos hablar con los aliados y decirles que vemos mucha demanda en el lugar».

 

De la misma manera pueden informar a sus aliados si deben considerar dejar una zona o cambiar de giro. Lo mismo sucede con el menú, con la data pueden saber cuáles son los platillos que funcionan o cuáles no.

 

«En precios, podemos pasar mucha información para decirles si están arriba del mercado o no», dijo.

 

Además, este eje de data le da la posibilidad de informar a sus aliados acerca de segmentación para hacer crecer sus negocios dentro de la plataforma, con ello los comercios pueden tener claro su retorno de inversión.

 

Rappi quiere seguir creciendo en todos sus ejes a nivel global.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.