QUIEBRA PEMEX Y CFE

A ver, a ver…El Presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes lo conocen dicen que es una persona terca y caprichosa. Esto no tendría nada de malo, sino fuera porque hoy es el Presidente de México. Sus decisiones negativas o positivas afectan a todos los mexicanos.

Dicen que de economía sabe muy poco o nada. Y cuando alguien le muestra datos que no coinciden con los suyos, responde: yo tengo mis propios números.

Lo anterior viene al caso, porque la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos, monopolios estatales, se encuentran en quiebra técnica. Y al parecer se dispone a darles la estocada. ¡Imagínense!

La reforma energética que se aprobó en tiempo y forma, en el gobierno pasado, fue con el propósito de rescatarlas. El Estado se dio cuenta, ¡aleluya!, carece de los recursos y la capacidad para salvarlas.

La invitación a los inversionistas del país y del extranjero fue con ese propósito. Sin embargo, la Reforma Energética se quedó corta. De ahí que los señores del capital no quisieron arriesgarse hasta conocer nuevas garantías. Aunque varios empresarios tímidamente se aventaron al ruedo.

El Proyecto Energético es positivo a largo plazo, si se perfecciona, comentan los que saben. Empero el Presidente López Obrador, va en sentido contrario. Apuesta por el estatismo a ultranza, al estilo Hugo Chávez o Nicolás Maduro. Cree que todo lo puede el Estado, o sea él

Los gobiernos sexenales de todos los colores, se han encargado de saquear a ambos monopolios.

Hoy, la nueva burocracia se dispone a darle la estocada a la CFE y Pemex, con el cuento del combate a la corrupción.

Las siguientes cifras muestran parte del esqueleto:

.-La deuda financiera total de Pemex, al tercer trimestre de 2018, fue de casi 2 billones de pesos. En tanto que de la CFE es de unos 600 mil millones de pesos. Falta por conocer las últimas de ese año.

Y la deuda derivada de las obligaciones laborales de Pemex alcanza 1.3 billones de pesos; en el caso de la CFE está en 358 mil millones.

O sea, si sumamos la deuda financiera total y las obligaciones laborales, en el caso de Pemex, el monto asciende a 3.3 billones, al tercer trimestre de 2018. A su vez, de la CFE es de casi un billón de pesos.

En tanto que el patrimonio de Pemex – la diferencia entre el activo y el pasivo-, fue negativo en 1.5 billones de pesos. Pero no es el mismo caso de la CFE el cual fue positivo en 579 mil millones. Esto, debido a que los

inversionistas privados tienen participación en la generación del fluido de energía eléctrica.

Ambos monopolios un día sí y otro también reportan pérdidas millonarias. Y si no cierran sus cortinas es porque el gobierno las mantiene con oxigeno de boca a boca. Por ejemplo, la pérdida neta de Pemex al mes de septiembre de 2018 fue de 23 mil millones de pesos, mientras que en la CFE alcanzó 37 mil millones.

Mire usted, a pesar que ambas empresas requieren altos recursos para subsistir, el Presidente López Obrador es terco con la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, un elefante blanco, no obstante que el subsecretario de Hacienda y Crédito, Arturo Herrera le demostró la inviabilidad de ese proyecto.

Herrera expuso, hace unos días, al diario británico Financial Times que los $ 2.5 mil millones de dólares asignados este año para el proyecto de la refinería Dos Bocas se canalizarían para rescatar la caída de 15 años de Pemex en la producción.

Al respecto el diario británico comenta que “muchos inversionistas” piensan que el compromiso de López Obrador de detener las lucrativas exportaciones de crudo en tres años y refinar el petróleo en el país para reducir la dependencia del combustible importado de Estados Unidos tiene “poco sentido financiero”… O sea, pura demagogia. Veremos, veremos (unomasmega@gmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *