Profeco alerta a usuarios de autos GM, VW y Tesla por fallas

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) alertó a los usuarios de 20 mil 767 vehículos de las marcas GM, VW y Tesla por causas relacionadas, en un caso, con los cinturones de seguridad; en otro, con los soportes de las llantas traseras, y con la unidad central de procesamiento (CPU), en un tercero.

 

Explicó que de la marca Chevrolet, modelo Tracker 2021 a 2023, son 18 mil 636 unidades, de las cuales 14 mil 181 ya fueron vendidas en territorio mexicano, 3 mil 308 se encuentran en almacenes de los distribuidores autorizados General Motors, y mil 147 continúan en tránsito o en almacenes de esta firma automotriz.

 

“En este caso, existe la posibilidad que en diversas unidades, de ocurrir una colisión, se generen chispas al momento de activarse los pretensores abdominales de los cinturones de seguridad delanteros, las cuales podrían generar un evento térmico al momento de entrar en contacto con el aislante acústico de la alfombra ubicados en la columna B (poste central del vehículo)”, detalló.

 

Agregó que para atender esta poco probable condición, General Motors de México –que ha señalado que no tiene registrado ningún caso en el país en que se haya presentado esta remota condición–, instalará una protección en el aislante acústico de la alfombra y los pretensores abdominales de los cinturones de seguridad delanteros.

 

Sobre la medida preventiva para mil 664 automóviles Tiguan 2021 y 2022, Volkswagen informó que el llamado obedece a la eventual posibilidad que los soportes de ambas ruedas traseras pueden corroerse, agrietarse y/o romperse, pudiendo provocar pérdida de la estabilidad del vehículo y eventualmente, provocar un accidente.

 

“Por tal motivo, se deberán revisar los soportes de ambas ruedas traseras, y en caso de ser necesario, se realizará la sustitución del soporte de rueda trasero izquierdo y/o derecho”, indicó.

 

Profeco expuso que la automotriz alemana informó que al pasado 16 de mayo, ha tenido conocimiento que el fallo se reportó con un solo cliente, sin que haya sido reportada de la materialización de daños o incidente alguno en el citado vehículo y en alguno de los vehículos comercializados en el territorio mexicano.

 

En cuanto a los 467 vehículos Tesla (Model S 2021 y 2022, Model X 2021 y 2022, Model 3 2022 y Model Y 2022) involucrados en la inspección de seguridad, la causa odebece a que corriendo la versión software anterior a 2022.12.3.3 a excepción de la 2022.11.101.1 durante la carga rápida o preparación a la carga rápida, el CPU podría no enfriar lo suficiente para prevenir temperaturas más altas de las esperadas lo que puede causar que el CPU se alente o se reinicie.

 

“Este calentamiento puede provocar que la pantalla se alente o ponga negra. Esto puede causar la dificultad de uso de los controles, por lo que aumenta la probabilidad de colisión”, destacó la Profeco en un comunicado.

 

Ante eso refirió que la empresa enviará una actualización de software que mejorará la gestión de la temperatura del CPU. “Esto mitigará el incremento de la temperatura cuando el vehículo esté en carga rápida o preparándose para ello, lo que previene el procesamiento lento y reinicio”.

 

En ese sentido aclaró el servicio a realizarse a todos los modelos involucrados no representará costo alguno para los usuarios/consumidores.

 

“Tesla Automobiles Sales and Service México también informó que al pasado 17 de mayo, no ha sido reportada de la materialización de daños o incidente alguno en los vehículos anteriormente señalados en relación a esta condición”, concluyó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.