Precio final del aguacate no es coherente con ganancias de los productores en Edomex

El precio del aguacate seguirá inestable mientras las condiciones económicas del país no mejoren y se siga alargando la cadena de venta, donde los únicos afectados son los productores, quienes apenas y reciben 30 pesos por kilo, cuando el consumidor familiar paga en promedio 140 pesos en el interior del país y cantidades mayores en otros países.

 

De acuerdo con productores de aguacate del municipio de Donato Guerra, donde anualmente se producen entre 3 mil y 5 mil toneladas de oro verde, al ser pocos quienes están certificados y pueden mover le producto, hay quienes acaparan el producto y deciden los precios.

 

Durante la presentación de la “Primera feria del aguacate y la trucha” en el Estado de México, los y las productoras se quejaron del intermediarismo no sólo para la producción de aguacate, sino para las artesanías de las mujeres mazahuas que siguen sumidas en la pobreza en el segundo municipio más marginado de la entidad.

 

La presidenta municipal de Donato Guerra, María del Carmen Albarrán,  dio a conocer que la feria se llevará a cabo en esta localidad del 17 al 19 de junio, con presencia de productores de toda la región y de otros municipios para ampliar la oferta y el interés de la gente.

 

Si la gente acude, dijo, se podrán dar cuenta de los precios reales y beneficiará directamente a los y las productoras del municipio de la Sierra de las mil cumbres, un pueblo con encanto, que desafortunadamente sigue sumido en la marginación y pobreza, pese a su riqueza natural, donde destaca la mariposa monarca.

 

German Reyes García, líder de la asociación de aguacateros de la zona, sostuvo que no todo el buen aguacate es de Michoacán, sino también de esta localidad, donde la mitad de las huertas están certificadas por su buen manejo y producto libre de plagas.

 

La realidad, acotó, es que Michoacán les compra el producto y la vende como si fuera aguacate michoacano, pero ante la falta de cadenas de venta directa, no tienen más remedio que entregarles su oro verde o dejarlo perder en los árboles, ya que ellos no tienen la infraestructura para exportar.

 

Necesitan apoyo

 

Pidió más apoyo de las autoridades para aumentar la producción de esta franja de la entidad, donde tienen amplios recursos naturales, mucha agua, clima, altura y una tierra muy fértil.

 

“Tenemos que evitar el coyotaje. Vienen de Michoacán y lo mandan a otros países a los precios que quieren; a nosotros nos lo pagan en pesos y lo venden en euros; pero ya no queremos ser los chalanes de Michoacán” resaltó.

 

El municipio estima que tienen una producción anual de entre 3 mil y 5 mil toneladas de aguacate al año. Existen hasta el momento 600 productores, de los cuales 300 están certificados, pues es un proceso que lleva años, donde deben demostrar las buenas prácticas para sacar un producto limpio.

 

La alcaldesa indicó que el aguacate de Michoacán es ampliamente reconocido en México y el mundo, pero el de Donato Guerra no le pide nada, tiene de diferentes tamaños, normales hasta los que pesan un kilo, o los verdes que venden para hacer shampoo, acondicionadores, crema, entre otros productos.

 

Señaló que la producción depende de muchos temas, desde los ambientales hasta el estrés que puede tener la planta; mientras el precio se debe a las condiciones económicas del país y toda la cadena de venta donde está quien produce, compra, exporta, coloca en mercados y tiendas de autoservicio, vende y consume.

 

Si esta cadena se pudiera acortar, los precios serían más acordes a lo que la gente espera y no se verían costos de 140 pesos al consumidor final, ni de 30 pesos para el productor, que a veces ha dejado vender el producto porque sólo les ofrecen 4 o 5 pesos por kilogramo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.