Pactan 30 países una mejor protección de los océanos

Una treintena de jefes de Estado y de gobierno se comprometieron este viernes en Brest, Francia, a proteger mejor los océanos, esenciales para la regulación del clima y ricos en biodiversidad.

 

En 2022 se celebrarán varios encuentros internacionales sobre los océanos. La cumbre de Brest y los compromisos que se tomen en ella “permitirán consolidar acciones útiles y una agenda internacional esencial para el año 2022”, declaró el presidente francés, Emmanuel Macron.

 

Entre los que viajaron a la ciudad portuaria de Brest (noroeste) figuran, entre otros, el presidente colombiano, Iván Duque; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el emisario estadunidense para el clima, John Kerry.

 

También acudieron el presidente egipcio, Abdel Fatah Al Sisi, cuyo país organizará la COP27 sobre el clima en noviembre, y el presidente portugués Marcelo Rebelo de Sousa, que acogerá una cumbre de la ONU sobre los océanos en Lisboa a finales de junio. Otros líderes participaron por video.

 

Durante el encuentro, Francia y Colombia lanzaron la Coalición Global para Carbono Azul, destinada a financiar la restauración de ecosistemas costeros.

 

“La alianza que estamos a punto de lanzar hoy juntos es un elemento vital”, dijo Macron.

 

Por su parte, Duque recalcó que este año su país tendrá “30 por ciento del área marítima de Colombia declarada como una área protegida” y recordó que, mediante una iniciativa pactada en la COP26 de Glasgow junto con Ecuador, Costa Rica y Panamá, esos cuatro países crearon “el área marítima protegida más grande del mundo”.

 

La reunión forma parte de la cumbre “One Ocean Summit”, que empezó el miércoles y finaliza este viernes en el marco de la presidencia francesa de la Unión Europea.

 

Von der Leyen anunció el lanzamiento de una coalición formada por los 27 Estados miembros de la Unión Europea (UE) y otros 13 países para concluir un ambicioso tratado destinado a proteger la alta mar, que no está bajo la jurisdicción de ningún Estado.

 

Desde 2018 se venían realizando negociaciones en este sentido, auspiciadas por la ONU, pero fueron interrumpidas por la pandemia de Covid-19. La cuarta y, en teoría, última sesión de esas discusiones tendrá lugar en Nueva York el marzo.

 

“Estamos muy cerca pero debemos dar un impulso para concluirlo este año”, insistió Von der Leyen.

 

“Se trata de un compromiso importante y providencial”, apuntó por su parte Peggy Kalas, de la High Seas Alliance, que agrupa a varias oenegés.

 

Manifestaciones

 

Estados Unidos anunció que apoyaba el lanzamiento de unas negociaciones bajo la égida de la ONU de cara a un acuerdo internacional contra la contaminación por plásticos. Así, ese país se sumará a una decena de países y al conjunto de la UE.

 

A finales de febrero se abordará esa cuestión durante la V Asamblea de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente, para lograr un acuerdo internacional contra la contaminación provocada por los 8 mil 300 millones de toneladas de plásticos producidas desde los años 1950.

 

“Necesitamos un acuerdo que asegure el más alto nivel de ambición posible”, reclamó Kerry.

 

También se trataron otros temas, como la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero en el sector marítimo, algo que no está incluido en el Acuerdo de París sobre el clima; o la supresión de las subvenciones públicas que inciten a la sobrepesca y la pesca ilícita, un asunto que se está discutiendo en la Organización Mundial del Comercio.

 

Además, Francia y Costa Rica propusieron organizar juntas la próxima conferencia de Naciones Unidas sobre el océano, en 2024.

 

Sin embargo, para algunas oenegés, Francia, segunda potencia marítima mundial, es un mal ejemplo en materia de protección de los océanos.

 

Alrededor de 150 personas se manifestaron este viernes por la mañana en Brest, convocadas por Greenpeace y la asociación Pleine Mer, para denunciar una “operación de “lavado azul”.

 

“Tenemos un presidente Macron que anuncia que es campeón de los océanos y que, por detrás, no hace nada, o que incluso defiende actividades industriales extremadamente destructivas”, señaló a la a la Afp François Chartier, de Greenpeace France.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.