LOS ATRACOS DE LA T4

A VER, A VER…Los empresarios que acudieron a la cena en Palacio Nacional, el pasado miércoles 12 de febrero, convocados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ya tenían una idea del motivo de la invitación: Cooperar con alguna cantidad de dinero para mantener uno más de los caprichos del gobierno de la T4, la rifa de un avión que, por cierto, no se entregará al presunto ganador.
Peroooo cuando a todos los presentes les dijeron que debían firmar “voluntariamente” un formato-compromiso de 20, 50, 100 o 200 millones, se les atoró en la garganta el tamal de chipilín y el atole se les hizo engrudo.
-“Coopelas o cuellus”, fue el mensaje implícito.
Cualquier jurista o ciudadano que conozca de leyes, puede observar que eso es un vil atraco al puro estilo de la delincuencia que opera en todas partes de territorio nacional.
La diferencia es que el actor principal ahora es el Jefe del Ejecutivo, quien con el poder que tiene en las manos -lo mismo que un ladrón con una pistola-, expresa a sus víctimas: ¡La cartera, la cartera! ¡Viene la cartera!
Además el asaltante común se molesta que lo vean a los ojos o lo comparen con otros atracadores.
En tanto que AMLO, dice: Yo no soy Salinas; eso sí calienta…
Sin embargo, el Presidente López Obrador se niega a transparentar los nombres de las víctimas y montos comprometidos.
El Jefe del Ejecutivo, no obstante, tiene la obligación de informar a la Nación cada uno de sus actos de gobierno. El 1 de diciembre de 2018 juró cumplir y hacer cumplir las leyes que emanen de la Constitución…o “que la Nación me lo demande”, dijo.
La lista de los 75 empresarios que doblaron las manitas o todo el cuerpo, estará en custodia en una caja fuerte en Banobras y en Presidencia. ¿Por qué? No hay ningún fundamento legal.
Y si, eso sì, desde ahora tendrán la vigilancia para que cumplan del sabueso preferido de la T4: Santiago Nieto Castillo.
Mientras que los empresarios que no firmaron podrían despertarse con la noticia de que sus cuentas bancarias fueron congeladas o encontrar en su escritorio un citatorio judicial, por cualquier pretexto.
Cabe recordar que cuando Andrés Manuel se desempeñó como jefe de Gobierno del DF, los capitalinos padecimos varios atracos cometidos desde el poder público. A los empleados de confianza, por ejemplo, les “rasuraban” el 20% de su salario. “Cobras y me entregas ese porcentaje. En esta lista te ponemos una palomita o pierdes tu trabajo”, era la amenaza.
En tanto que a los empresarios constructores ya no les exigían el diezmo (10%), sino el 30% del total de la obra. Los llamados Segundos Pisos pasaron por ese esquema, de ahí que hasta la fecha se mantenga en custodia la información contable.
Hoy, con el poder que otorga la Presidencia puede “pasar la charola” o expropiar los bienes de quien sea, sin rendir cuentas.
Así, nos dice que el dinero recaudado por la supuesta rifa del avión va a destinarse a la compra de medicamentos y equipo, pero el año pasado hubo un subejercicio por 1,600 millones de pesos en el sector salud. O sea, en forma perversa se ocultaron esos recursos en el algún cajón y de ahí el desabasto de medicinas. ¡Imagínense!
Además el Presidente anuncia que “los donativos” de los empresarios no serán deducibles de impuestos….¿Entonces cómo podrán comprobar ante el SAT las personas físicas y morales?- Amigos del SAT pónganle ahí que fue un robo, ja!.
Bajo esa lógica, los 1,500 millones “comprometidos” pueden ser utilizados para compra de conciencias, ropa, zapatillas, viajes, inmuebles o enviarlos a Islas Caimán para la family…y hasta para una cuenta bancaria al nieto que nació en Houston ¿Quién lo puede impedir?
Otro presunto atraco y en el que participó hasta Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República, fue sobre 2 mil millones de pesos que fueron devueltos al Infonavit por una poderosa empresa inmobiliaria, dinero que supuestamente será para garantizar la rifa del mentado avión.
Sólo que los dos mil millones devueltos de un total de cinco mil millones, por un contrato leonino, pertenecen al Infonavit, no a Gertz Manero, no a la FGR, no a López Obrador. Ojo.
El Infonavit, como todos sabemos es un ente tripartita, representado por el sector empresarial, laboral y gubernamental. Sus recursos no pueden tener otro fin, más allá de la normatividad de ese Instituto. Y así…
Entonces, pues, el pueblo observa, con preocupación que el Presidente López Obrador anda “tirando aceite”, como se dice comúnmente cuando una máquina está en malas condiciones… o lanza bolas de humo que sirven de distracción para acumular todo el poder al estilo de un emperador, dictador o Señor Feudal ¿Estaremos ante el surgimiento de un Stalin, Castro, Chávez, Maduro o un Victoriano Huerta?… Veremos, veremos, veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *