Los angelinos están a un juego de cortar una sequía de 32 años sin levantar un título de Grandes Ligas

Clayton Kershaw colocó una letra más a la placa que inevitablemente llevará su nombre en Cooperstown, junto a los más grandes peloteros de todos los tiempos. El abridor de los Dodgers alcanzó 207 strikeouts de por vida en Playoffs para convertirse en el lanzador con más chocolates en la historia de la postemporada y comandó la victoria angelina sobre los Rays en el Juego 5 de la Serie Mundial para colocarse a un triunfo de terminar una sequía de 32 años sin un título de Grandes Ligas.

El zurdo de 32 años sumó su triunfo número 13 en postemporada en Playoffs, para quedarse en el quinto lugar en solitario con más victorias de por vida por encima de Roger Clemens. Los Ángeles derrotaron por pizarra de 4-2 a Tampa Bay para inclinar el Clásico de Otoño 3-2 —una marca que cuando la han alcanzado han ganado el título en cuatro ocasiones contra solo una derrota— a su favor de la mano de su gran figura en el montículo y de un par de jonrones de Joc Pederson y Max Muncy.

Lo lograron a pesar de que el cubano Randy Arozarena logró convertirse en líder histórico de hits conectados en una postemporada con sus 27 alcanzados en este Juego 5, superando los 26 que Pablo Sandoval cosechó en 2014. Pero Tyler Glasnow (0-2) —que cargó con la derrota— llegó a ocho cuadrangulares permitidos en esta postemporada, empatado con Justin Verlander el año pasado y Kershaw en 2017, con la mayor cantidad de todos los tiempos en una sola postemporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *