Las marcas ‘low cost’ de móvil de las grandes operadoras devoran el mercado con miles de portabilidades

Mundo a 17 de junio 2019.-La competencia en las telecomunicaciones es feroz. En ningún otro sector los precios han bajado más como consecuencia de esa guerra comercial. Tampoco en ninguna otra área, ya sea los seguros, la banca o la electricidad, es más fácil y barato cambiarse de compañía. Por eso, desde hace casi dos años, las grandes operadoras no han tenido más remedio que bajar al barro y pelear por los clientes low cost mediante el lanzamiento de segundas marcas.

MásMóvil, con un arsenal de marcas (MásMóvil, Yoigo, Pepephone, Lebara y Llamaya) abrió la batalla. Y las otras tres grandes operadoras han tenido que darle la réplica. Orange sacó Amena, Simyo y República Móvil; Vodafone lanzó Lowi y Bit, y Telefónica se unió con O2 y Tuenti. Compiten con los llamados operadores móviles virtuales, aquellos que usan sus redes en alquiler, como el rumano Digi o los cableros del norte.

La crisis económica, los nuevos hogares con bajos salarios pero necesidades altas de conectividad, y colectivos como el de los inmigrantes han favorecido el rápido crecimiento de estas segundas insignias hasta el punto de que están devorando incluso a sus primeras marcas, creciendo a costa de arrebatar clientes al restos de compañías pero también a su matriz.

El fenómeno se ha intensificado desde el pasado verano cuando con el inicio de la temporada de fútbol, Vodafone decidió renunciar a emitir el Partidazo de la Liga y las competiciones europeas (Champions League y UEFA Europa League), desatando una guerra comercial sin precedentes.

El caso de Vodafone ejemplifica como ninguno esta tendencia. Mientras que la operadora ha perdido con su marca principal más de 600.000 líneas de móvil por el procedimiento de la portabilidad desde agosto de 2018 hasta mayo pasado, su marca por Internet Lowi ha ganado 214.000 líneas en ese mismo periodo, según cifras de la CNMC a las que ha tenido acceso este diario. Gracias a ese buen comportamiento de la marca de baja coste, el grupo Vodafone limitó el batacazo a 400.000 líneas perdidas.

“Lo que se consideraba como un segmento de mercado nicho (low cost) se ha convertido en uno de los segmentos de mercado clave en términos de competitividad y crecimiento para los operadores. De ahí que muchas operadoras hayan decidido intervenir en el segmento con marcas independientes para captar o dejar de perder clientes. Lowi juega un papel fundamental dentro de la estrategia de Vodafone, nos ayuda a competir con las mismas armas en términos de oferta y agresividad en precio con el resto de operadores del segmento y estamos satisfechos con la contribución y la ganancia en cuota de mercado en el llamado low end”, señalan en fuentes de Vodafone.

Mientras que Vodafone perdió 600.000 líneas en los últimos nueve meses, Lowi ganó 214.000

Entre 10 y 20 euros al mes

No es el único caso. La marca Orange perdió entre mayo y agosto más de 415.000 clientes por la portabilidad. Sin embargo, todas sus segundas marcas ganaron líneas. Jazztel sumó casi 31.000, al igual que Simyo (30.200) y las 50.000 de República Móvil. El grupo de la filial francesa de Orange en su conjunto perdió 330.000 en los últimos nueve meses, según cifras de la compañía.

En MásMóvil, que como grupo sumó casi 410.000 líneas, también destacó la fortaleza de las segundas marcas. Yoigo, su marca principal, ganó 100.000 líneas, mientras que su marca low cost PepePhone sumó 128.000 entre agosto del año pasado y mayo de este año. La marca MásMóvil sumó 75.000 líneas en ese periodo, según datos de la compañía.

Telefónica, con todas sus marcas (Movistar, O2 y Tuenti) ganó casi 2.000 líneas en ese periodo gracias sobre todo a las portabilidades que ganó entre agosto y octubre del año pasado, cuando Vodafone decidió dejar el fútbol y muchos de sus abonados se pasaron a Movistar Fusión. La marca que mas sumó también fue la secundaria, en este caso O2, que ya tiene por encima de los 80.000 abonados pese a que fue lanzada en octubre pasado.

Por último, los cableros del norte agrupados en Euskaltel ganaron casi 14.000 abonados, aunque el triunfador en este segmento de OMV fue la rumana Digi que gana en el periodo 196.000 líneas.

Expertos consultados señalan que el mercado del solo móvil se ha situado inexorablemente entre los 10 y 20 euros al mes, y eso no va a cambiar. En los paquetes de fibra y móvil, la barrera de ese mercado low cost se sitúa en los 50 euros. Este movimiento de precio viene acompañado de una constante digitalización del servicio de contratación y atención al cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *