LAS CONSULTAS DE ANDRÉS

A VER, A VER…Desde que Andrés Manuel López Obrador se desempeñó como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal (2000-2005), realizó varias consultas ciudadanas “a modo”, tal vez, para mostrarse ante la opinión pública como un demócrata y justificarse en la toma de decisiones.

Sin embargo tales consultas fueron tendenciosas, manipuladas y engañosas.

Y en algunos casos cuando las cifras no cuadraron, entonces muestra su arma que no sabe fallar: “lo que diga mi dedito”.    

Veamos. Al dar a conocer su candidatura para Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal se sometió a este método, el 13 de mayo del 2000. Sus seguidores lo apoyaron. Pero del universo de votantes en la capital de ese entonces, el número de participantes fue mínimo. El padrón electoral citadino era superior a cinco millones.

Durante su mandato como jefe de gobierno convocó a las siguientes consultas: El horario de verano; el aumento al precio del Metro; la construcción del segundo piso del Viaducto y del Periférico, y por su permanencia en su cargo.

Debido a su consulta, surgida del capricho, sobre el horario de verano en 2001, confrontó con el entonces presidente Fox.

 Fox defendía la aplicación del horario de verano, en tanto que López  Obrador, se oponía.

Entonces el  24 y 25 de febrero del 2001, el jefe de gobierno optó por preguntar a los capitalinos si estaban de acuerdo o no con este tema.

La consulta se realizó por vía telefónica y supuestamente participaron 321,933 personas. De ellas, el 75% se pronunció en contra del horario de verano y el 25% a favor.

Así, del 79% de quienes se opusieron al  de horario de verano, se pronunciaron a favor de que en la Ciudad de México se decretara la no aplicación del horario de verano.

Entonces el jefe de gobierno, muy obediente del resultado de su consulta, expidió un decreto para reglamentar los usos de horarios en la capital, que se oponía al decreto publicado por Fox.

Al trabarse el tema, intervino la Suprema Corte de Justicia de la Nación que dejó sin efecto ambos decretos y cedió la decisión al Congreso de la Unión que optó por su aplicación.

Otra consulta “a modo” que recuerdan los capitalinos fue cuando  recogió la opinión respecto a subir el precio del boleto de Metro, Tren Ligero, Trolebuses y autobuses de RTP. La realizó el 24 y 25 de noviembre 2001.

La propuesta en ese entonces era que el precio del pasaje aumentara de 1.50 a 2 pesos. El ejercicio se realizó aparentemente por vía telefónica.

“Sí”, fue la respuesta, según las cifras oficiales. El gobierno informó que se consultó a  47,835 personas, de las cuales 60% aceptaron el incremento.

Al año siguiente, el 22 de septiembre de 2002, convocó AMLO a un nuevo plebiscito para construir el segundo piso del Periférico y Viaducto, luego de haber recibido críticas y dudas por parte de expertos en la materia.

Los capitalinos emitieron su voto mediante una llamada telefónica. Que participaron 754,067 personas, de ellas 249,593 dijeron que sí y 129, 344 dijeron que no. Tras los resultados, la obra se realizó.

Revocación de mandato. Cuando era Jefe de Gobierno, López Obrador se sometió a la revocación de mandato en dos ocasiones. La primera vez lo hizo en diciembre de 2002. Otra vez,  mediante llamadas telefónicas.

Y en sólo 48 horas, AMLO recibió 658,000 llamadas de apoyo y sólo 32,624 en contra. Con una tendencia de aceptación del 95.3%.  En esa ocasión participó el 10% del padrón electoral del DF, de 6,5 millones de electores.

En la segunda consulta, realizada el 18 y 19 de diciembre de 2004, participaron 556,727 personas, de las cuales 531,771 (95%) votaron en favor de que permaneciera en el cargo. ¡Imagínense!

Hoy, ante la consulta sobre las dos opciones de aeropuerto, el de Santa Lucía y el NAICM, se observa un sondeo con fines faccioso, partidista y perverso, cuyos resultados podrían dañar al buen desarrollo del país. Vaya, vaya, vaya (unomasmega@gmail.com)    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.