Lalo España revela que sufrió discriminación: “Tu tipo no vende”

Lalo España ha expresado su interés y deseo por interpretar a Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, en la bioserie sobre su vida que ya se está preparando. Si bien, el actor goza de reconocimiento por su participación en el programa Vecinos, en los inicios de su carrera tuvo que remar contra corriente, pues sufrió de discriminación. 

 

En una entrevista para el programa Venga la Alegría fin de semana, el comediante mexicano aseguró haber sido excluido de varios proyectos televisivos debido a su aspecto físico. 

 

“La primera noche que llegué fue muy fuerte porque me topé con alguien que me dijo: ‘pues la verdad no creo, tu tipo no vende'”, contó Lalo España. 

 

Recordó que incluso le aconsejaron regresar a Guadalajara, su lugar de nacimiento, y aprovechar los proyectos que tenía ahí. Aseguró que desde entonces la industria del entretenimiento se ha regido por estigmas y estereotipos.

 

“(Me dijeron): ‘No creo, si tenías trabajo allá te hubieras quedado en Guadalajara’, y me lastimó muchísimo. De pronto si estaban los paradigmas o estigmatizaciones de: ‘tú eres cómico, tú eres esto’. Se creó mucho ese prejuicio”, dijo.

 

El actor, de 50 años, indicó que él ha sido su propio enemigo, pues ha llegado a criticar su apariencia física: “Cuando se pasa uno de tamales o algo, ahora en la pandemia me comí a mí mismo y dije: ‘ay, güey’, me ha costado trabajo irme recuperando el buen camino”. 

 

Con su característico sentido del humor, España comentó que aprecia mucho la vida. “Dios me debió haber hecho más guapo o algo porque me gusta mucho la tragadera y el buen vinito… y la vida, o que se ponga de moda estar gordito, estaría chido”, añadió.

 

Recuerda muerte de su hermana menor

 

El comediante es autor de Felices, una obra que reestrenó y contiene dolorosos pasajes, entre ellos el fallecimiento de su hermana en un trágico accidente. 

 

“Viví cosas fuertes también, cuando mi hermanita tenía siete años se desnucó en un accidente. Cuando pasó el accidente, en el que murió mi hermanita, me volví muy cohibido para ciertas cosas. Me daba miedo cruzar las calles porque recordaba el impacto del choque y tenía esa dualidad. Cada que puedo me gusta tomar ciertos cursos, terapias, cualquier bálsamo para el alma, para reconocer, recapacitar, tocar, sacudir”, concluyó. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.