La transformación va aunque no guste a The Economist o Zaid: AMLO

El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la transformación del país es imparable, pese a las críticas que en los últimos días han vertido contra su proyecto político.

En sus redes sociales, el mandatario se refirió a la reciente publicación de la revista The Economist, en la que lo califica como “El falso Mesías”, así como a un reciente artículo publicado por el intelectual mexicano Gabriel Zaid, en el diario Reforma.

“Contra viento y marea y aunque no le guste a The Economist, a los conservadores ni al sabiondo de Zaid, la transformación pacífica, democrática y con dimensión social es imparable”, escribió López Obrador en sus cuentas de redes sociales.

El pasado 27 de mayo, The Economist, abierta defensora del neoliberalismo económico en el mundo, le dedicó la portada al Presidente mexicano. Es un grabado en alto contraste, rojo y negro, con Andrés Manuel López Obrador de corbata y viendo al infinito; y soldados, y el logo de Petróleos Mexicanos (Pemex). Es una crítica dura al Presidente de México, aunque no distinta a las que le ha hecho en el pasado, cuando era apenas un dirigente social.

El título de la portada: “El falso Mesías”. Ya antes, apenas unos días previos a las cruciales elecciones de 2006, el historiador mexicano Enrique Krauze había utilizado el mismo recurso. “Mesías Tropical”, le llamó entonces el también escritor.

“En un mundo plagado de populistas autoritarios, el Presidente de México de alguna manera ha escapado del centro de atención. Los liberales condenan furiosamente la erosión de las normas democráticas bajo Viktor Orban de Hungría, Narendra Modi de India y Jair Bolsonaro de Brasil, pero apenas notan a Andrés Manuel López Obrador”, del texto publicado en la revista inglesa.

Un día después, López Obrador calificó de “majadera, grosera y mentirosa” la portada de The Economist, que lo llamó “El falso Mesías” ayer, cuando faltan algunos días para las cruciales elecciones del 6 de junio. Andrés Manuel López Obrador aseguró que se sintió “importante”, en tono de broma, porque le dedicó el artículo principal. También señaló que le pareció normal que la revista inglesa lo denostara.

En su conferencia de prensa, celebrada en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, el mandatario sí denunció que la revista llamara a votar en contra de su proyecto. Dijo que él no va a Inglaterra a pedir que voten a favor de un candidato.

Por ello, López Obrador emitió hoy su postura, en la que consideró que se trata de “un artículo muy propagandístico” en su contra, hecho que atribuyó a la molestia de quienes “apoyaron durante mucho tiempo el modelo neoliberal, que no es más que una política de pillaje”.

“Estas revistas o periódicos del extranjero se dedicaron a aplaudir las políticas neoliberales. Están a favor de las privatizaciones y siempre guardaron silencio ante la corrupción que imperó, se dedicaban nada más a elogiar a los políticos corruptos de México porque son conservadores. Siempre. Entonces ahora están molestos porque la gente está apoyando una transformación”, acusó.

Por otra parte, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, respondió ayer a la revista. “El editor internacional de The Economist no fue sensible a uno solo de los argumentos”, recamó, después de decir que se había reunido con él.

Luego, agregó: “Por el contrario, a unos días de los comicios en los que los mexicanos elegiremos libremente a nuestros representantes, su medio publica un par de artículos en los que se invita a votar en contra del Presidente y su partido”.

“La opinión y el llamado sorprenden, no por la posición ideológica de su medio, sino por su virulencia y fragilidad argumentativa. Detrás de estos pareciera permear la visión de que la mayoría de la sociedad mexicana, sobre todo la de menos recursos, está equivocada y apoya a quien no debe. La portada de hoy es la síntesis de la exasperación. Se sabe que los resultados de la elección, como ocurrió en 2018, no coincidirán con lo que ustedes desean”, señaló el Canciller mexicano.

“Hace poco se predijo que López Obrador difícilmente alcanzaría el poder y que, en caso de que el electorado mexicano lo eligiera, conduciría al país a un inexorable fracaso económico, caracterizado por devaluación, hiperinflación, endeudamiento y a un choque directo con Estados Unidos. Nada de ello ha ocurrido”, dijo.

Mientras este domingo, el poeta e intelectual Gabriel Zaid llamó a ejercer un voto de castigo para “limitar los daños al país en esto y en aquello”.

Agregaba que: “La nueva decepción hizo a muchos creer en López Obrador. Que resultó otro Fox: un dicharachero que no sabe que no sabe“.

Finalmente, reiteró que “la respuesta ciudadana a un sexenio anticiudadano no debe ser la abstención, sino el voto de castigo. Abstenerse no sería inteligente ni responsable“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *