La lenta recuperación económica complica la colocación de crédito en la banca

Los bancos en México aún padecen los efectos de la crisis económica de 2020, los cuales se han reflejado en un repunte de sus índices de morosidad y en la desaceleración de la cartera de crédito. En los tres primeros meses de este año, el grupo de los siete bancos más grandes en el país, excluyendo a Banorte, reportó niveles de morosidad por encima del 2% y mantuvieron niveles de incumplimiento superiores al 2019.

Para especialistas del sector, estos niveles hubieran sido peores si no fuera por los planes de ayuda a los clientes de la banca que se lanzaron en medio de la crisis económica. “El sector bancario en México presenta un perfil de solvencia y de morosidad en niveles sólidos, debido principalmente a la introducción de los Criterios Contables Especiales, donde aproximadamente el 20% de la cartera vigente entró en algún esquema de diferimiento o prórroga, lo que disminuyó el impacto sobre la cartera vencida”, señala la agencia calificadora de riesgo crediticio HR Ratings. A partir del tercer trimestre del 2020, cuando terminó la primera etapa de los créditos que se difirieron en marzo, los índices de morosidad comenzaron a repuntar, tal y como se muestra en la gráfica. Los bancos habían anticipado que será en el segundo trimestre del 2021 cuando se vea lo peor en los índices de morosidad. Bancos como Scotiabank y Citibanamex ya han reportado su mayor índice de morosidad en más de una década. Incluso, Citibanamex dijo que espera una recuperación de este indicador hasta el tercer trimestre. En cuanto al comportamiento de las carteras, los siete bancos más grandes también enfrentan un reto en el crecimiento de las mismas debido a la lenta recuperación de la economía mexicana. “Un menor volumen de ventas para los acreditados complica a los bancos volver a prestar el dinero debido a la situación económica”, destacó Ángel García, director de Instituciones financieras en HR Ratings. La calificadora HR Ratings consideró que el nivel de incertidumbre con respecto a la situación económica seguirá influyendo en la desincentivación de solicitar crédito por parte de las empresas y la población en general. Citibanamex estimó que la colocación de crédito se notará más a partir del segundo trimestre del año, por lo que a finales del 2021 podría haber una mayor demanda de crédito. “Hacia adelante estamos viendo un repunte mucho más vigoroso en la actividad crediticia y la inversión en segmentos clave”, dijo Manuel Romo, director general de Citibanamex. Pero, ¿qué opinan los directores generales de la recuperación económica del país? Para Santander México, existe la evidencia de una rápida recuperación en Estados Unidos respaldada por un sólido paquete de estímulos fiscales, además el “eficiente programa de vacunación” ha mejorado las expectativas del PIB nacional para este año. “Si bien anticipamos una mejora en la actividad impulsada por el sector externo y el consumo privado, esperamos que la recuperación sea gradual”, destacó Héctor Grisi, director general de Santander, en el reporte financiero de la entidad del primer trimestre de 2021. Citibanamex coincidió en el papel relevante que tiene Estados Unidos para México no solo por los planes fiscales que implementó el gobierno de Biden sino porque su plan de infraestructura estará creando un mayor dinamismo en la zona norte del país. Para BBVA México, el factor clave para la recuperación es el plan de vacunación; en la medida en que este plan se acelere y llegue a más personas, habrá una pronta reapertura y recuperación del empleo.

¿Y la digitalización? Los siete bancos más grandes en el país están convencidos de que la digitalización llegó para quedarse: BBVA México reportó 9 millones de clientes digitales que representan el 55% de la base total y un crecimiento del 26% respecto a 2020. De hecho, el 66.9% de las ventas totales del banco se realizaron por medio de esta vía. Citibanamex acumula 8 millones de clientes digitales hasta marzo de este año con un crecimiento trimestral del 24% en comparación con 2020. Santander logró sumar a 5.1 millones de clientes digitales, un crecimiento de 14.9% respecto al año pasado. El crecimiento de la digitalización también ha supuesto una contracción en las sucursales de los bancos y aunque se descarta la eliminación de sucursales, se espera que cada vez menos personas las visiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *