La kryptonita de las cripto: El alza en las tasas de interés

En este espacio se ha tratado recurrentemente el tema de las criptomonedas, una clave numérica generada por un algoritmo críptico que hace que dicha clave (llamada “moneda”) sea casi inviolable e inclasificable. Hemos llamado la atención sobre la espumosa burbuja especulativa que las ha llevado a alturas desquiciadas, y hemos comentado lo frágil que podría ser esa espuma críptica ante un cambio de trayectoria de las tasas de interés de la Fed. Esta semana las cripto se han derrumbado, ante el temor de mayor inflación, ante la cual las criptomonedas no parece ser una buena protección.

Los medios registran que el derrumbe de las criptomonedas, entre ellas las famosas Bitcoin, Ethereum y Dogecoin, se debe a que el polémico billonario, Elon Musk, hasta hace poco un fan entusiasta de las cripto, súbitamente ha enfriado su amor por Dogecoin y otras cripto luego de que el dueño de la famosa Tesla se desdijo de su oferta anterior de aceptar a Bitcoin como medio de pago para adquirir sus codiciados autos eléctricos.

El cambio de opinión de Elon Musk respecto de Bitcoin obedece, en sus propias palabras, a que la acuñación de dichas monedas virtuales, las cuales requieren de un colosal poder de cómputo para resolver algoritmos hasta ahora inviolables, consumen tanta energía que contribuyen de manera desproporcionada al cambio climático. Quizá sea otro verde, distinto al de los bosques, el que le interese a Elon Musk. El verde de los dólares que ha perdido al aceptar Bitcoins caros y que ahora valen mucho menos en cuestión de días.

Una da las funciones críticas de una moneda es la de servir de reserva de valor. Es decir, que con el paso del tiempo podamos comprar una cantidad relativamente estable y constante de bienes con nuestra moneda. Una moneda que sube y baja treinta por ciento en un mes no es reserva de valor, no podemos hacer depender nuestro consumo de algo tan volátil. Las cripto monedas se llaman monedas por pura propaganda y mercadotecnia, y disfrazan una salida especulativa a la plétora de liquidez con la que los bancos centrales han inundado al mundo en fechas recientes.

Y he aquí la que quizá sea la verdadera razón por la que las cripto monedas, junto con las empresas tecnológicas, se han desplomado recientemente: los datos recientes de inflación muestran que quizá, al menos de mediano plazo, la era de las ultra bajísimas tasas de interés esté llegando a su fin.

Las cifras de inflación de abril de los Estados Unidos mostraron una tasa anualizada de 4.2 por ciento, la más alta en trece años (desde 2008), y si bien hurgando en la cifra es posible que el brinco, tan alto como inesperado, sea temporal, lo cierto es que abona a quienes sospechan que la potencia de la demanda, las restricciones de las cadenas de suministro y la espuma de liquidez, se conjugan para un escenario de reflación global en los precios.

El auge de las cripto monedas, artificios informáticos sin mayor valor intrínseco que su aceptación masiva, sólo es posible en un escenario en donde el dinero no vale nada, es decir, en donde la tasa de interés es cero. Si la perspectiva de mediano plazo es que, para prevenir la inflación, los bancos centrales tendrán que subir sus tasas de interés, entonces las cripto monedas no tienen nada que ofrecer: los inversionistas preferirán mantener dinero en sus cuentas que invertir en Bitcoin, que no produce ningún rendimiento intrínseco.

El alza en las tasas de interés es el veneno más letal contra las cripto monedas. Un activo sin rendimiento intrínseco sólo puede competir contra el dinero si el dinero rinde cero. Y quizás eso esté a punto de cambiar, y quizá sea eso lo que esta masacrando no únicamente a las cripto monedas, sino al Nasdaq.No hay peor kryptonita para las cripto que un alza en las tasas de interés. Y en esta semana que concluye, marcada por el sorpresivo dato de inflación, les llovió en su milpa. Para colmar la mala pata, desde China, Inglaterra y los Estados Unidos salieron noticias en el sentido de que, en caso de que las cripto alguna vez sean tomadas como monedas, será porque son emitidas por la autoridad, y no por programadores aislados. Usando la terminología mexicana: es posible que quienes hoy ostenten cripto monedas, acaben teniendo en sus manos bilimbiques.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *