La Fed seguirá inyectando dinero para combatir el desempleo

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, dijo que la economía está lejos de las metas de empleo e inflación. Fue su manera de decir que su intención es mantener vigentes las políticas de dinero barato para la economía estadounidense. 

Powell dijo que el banco central mantendrá tasas de interés ultrabajas hasta que se cumplan sus objetivos de empleo e inflación, y continuará con compras considerables de activos hasta que se haya logrado un “progreso sustancial adicional”. Las declaraciones se dieron luego de un aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro impulsado por pronósticos de un mayor crecimiento económico e inflación de Estados Unidos este año, entre otros factores. 

Es importante señalar que el banco central ha mantenido su tasa de fondos federales a un día cerca de cero desde marzo pasado. Además, ha tratado de bajar las tasas de largo plazo comprando, desde junio pasado, como mínimo 120,000 millones de dólares al mes en deuda del Tesoro y valores respaldados por hipotecas. Esto va muy de la mano con las presiones que públicamente ha hecho al Congreso para que apruebe más estímulos gubernamentales para apoyar la recuperación y complementar las políticas de dinero barato de la Fed.

Otro factor que alimenta el reciente aumento de los rendimientos de los bonos es la creciente emisión de deuda por parte del Tesoro para financiar un déficit presupuestario cada vez mayor. Se proyecta que la deuda federal de Estados Unidos casi se duplique al 202% del PIB para 2051. Así, a medida que aumenta los rendimientos de los bonos, algunos inversores ya especulan que la Fed podría comenzar a sesgar sus compras o tenencias de activos hacia instrumentos a más largo plazo para mantener bajos los costos de los préstamos.

Todo esto ha dado una señal dividida: por una parte, busca alentar a la economía interna para combatir las altas tasas de desempleo, que se encuentra prácticamente al doble que al inicio de la pandemia, en 6.3%, lo que además ha llevado a que las solicitudes por desempleo llegaran a las 745 mil, es decir, un incremento del 206% con respecto a los valores de antes de la pandemia.

Por otra parte, inquietó a los mercados, que buscaban tranquilidad sobre los rendimientos de los bonos. Les preocupa el hecho de que tanto en términos reales como nominales el rendimiento de los bonos es significativamente más alto que hace dos semanas. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió por encima del 1.55% después de la intervención de Powell, su nivel más alto desde antes de la pandemia, frente al 1.46% el jueves anterior y al 0.92% a principios del 2021. Y es que el rendimiento del bono a 10 años se elevó en 0.07 puntos porcentuales después de las declaraciones de Powell. 

El rendimiento acelerado de los bonos está afectando a diversos mercados. El Dow Jones cayó 1.11%, el S&P 500 tuvo una baja del 1.34% y el más afectado fue el índice tecnológico, Nasdaq Composite, que se redujo en 2.11%. Además, el incremento en el rendimiento de los bonos influye en muchos costos de endeudamiento de consumidores y empresas. Tras el aumento de los rendimientos de los bonos en las últimas semanas, la tasa promedio de una hipoteca de tasa fija a 30 años ha aumentado por encima del 3% por primera vez desde julio. Eso ha comenzado a pesar sobre las solicitudes para comprar o refinanciar viviendas.

Cómo impacta esto a México? Una consecuencia directa de todo este fenómeno es que el dólar ha tenido una fuerte tendencia a fortalecerse con respecto a otras divisas. Así, sin dejar de lado el impacto de la aprobación de la reforma energética, el peso mexicano se enfrenta a una fuerte presión hacia la depreciación, que ya lo hizo cerrar en 21.31 pesos por dólar el viernes pasado, el valor más alto desde el 4 de noviembre del 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *