Juez exonera a exalcalde de Nuevo Laredo por uso de camionetas de la Marina; no eran clonadas, dice

Un juez federal ubicado en Reynosa, Tamaulipas, no vinculó a proceso a Enrique Rivas Cuéllar, exalcalde de Nuevo Laredo, y determinó que las camionetas de Marina que aparecieron en la presidencia municipal en agosto de 2018 no eran clonadas, sino que formaban parte del equipo de seguridad.

 

Rivas Cuéllar confirmó la decisión judicial, que tuvo lugar en una audiencia celebrada el 7 de febrero. “Se trata de un caso con motivación política”, dijo el antiguo presidente municipal, que insistió en su versión de no haber cometido ningún ilícito.

 

Las camionetas de la Marina fueron incautadas por la Fiscalía General de la República (FGR) el 15 de agosto de 2018. Se trata de dos vehículos que fueron descubiertos por el colectivo de familiares de desaparecidos a manos de la Armada de México.

 

Por aquel entonces, el alcalde tenía como escoltas a elementos navales, pero las víctimas denunciaron que se trataba de vehículos apócrifos ya que no llevaban placas oficiales. Además, consideraron que podían haberse utilizado en algunas de las desapariciones.

 

La decisión del juez avala la versión ofrecida por el exalcalde: que se trataba de vehículos propiedad del municipio y que se entregaron a la Marina para que ellos los adecuaran para emplearlos como parte de la seguridad. “Esas camionetas no se utilizaron para ningún delito, así quedó acreditado por las pruebas periciales”, aseguró.

 

Lee: Marina reserva las órdenes que recibieron sus elementos acusados de desapariciones en Nuevo Laredo

 

Sin embargo, la audiencia nunca tuvo como objeto averiguar si los vehículos participaron en desapariciones, como denuncian las familias de las víctimas. De hecho, Rivas Cuéllar estaba acusado por el presunto delito de “uso indebido de condecoraciones, uniformes, grados jerárquicos, divisas, insignias y siglas”, según el artículo 250 1 bis del Código Penal Federal, que prevé penas de entre uno y seis años de cárcel por almacenar “vehículos con balizaje, colores, equipamiento, originales, falsificados o con apariencia tal que se asemejen a los vehículos utilizados por las fuerzas armadas o instituciones de seguridad pública”.

 

La decisión del juez es ya firme ya que la FGR no presentó recurso ni tampoco la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), que representa a las familias de los denunciantes.

 

“Es una ofensa para las víctimas, exhibe el grado de contubernio entre el poder judicial, la FGR y la Marina. Con esta decisión llevaremos el asunto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo Raymundo Ramos, director del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo que acompaña a las familias de los desaparecidos.

 

“El juez no toma en cuenta el contexto de la existencia de esas camionetas. Resulta contradictorio que por un lado el estado mexicano reconozca las graves violaciones a Derechos Humanos ocurridas en 2018 y un juez decida en sentido contrario”, afirmó.

 

El caso estaba siendo investigado dentro de la carpeta FED/SDHPDSC/FEIDDF-TAM/0000445/2018 y fue presentado ante el juez por la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición Forzosa. Este formaba parte de las pesquisas sobre la ola de desapariciones atribuidas a la Marina entre febrero y junio de 2018. Al menos una familia señaló a los escoltas de Rivas Cuéllar y las camionetas que estos utilizaban como presentes en una de las desapariciones. Se trata de los allegados de Juan Carlos Pérez Navarro, desaparecido el 21 de mayo de 2018. Por el momento, sin embargo, el juez no les ha dado la razón.

 

La FGR tiene abiertas 34 carpetas de investigación por 47 desapariciones, aunque 20 de ellos fueron localizados sin vida. Animal Político reveló que hubo al menos otro caso más que tuvo lugar en diciembre, apenas dos semanas después de que Andrés Manuel López Obrador llegase al gobierno y cuando la mayoría de efectivos de la secretaría de Marina ya habían sido retirados de la ciudad fronteriza.

 

Lee: FGR señala a exalcalde de Nuevo Laredo por uso de camionetas clonadas de la Marina en 2018

 

Actualmente hay 18 marinos en prisión acusados de tres desapariciones forzosas: las de Noé Alférez Hernández y Jonathan Ballesteros, Julio César Viramontes y José Luis Bautista Carrillo. En un primer momento fueron 30 los encarcelados. Entre ellos se encontraba Alfredo Reyes Mondragón, jefe de la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES) en Nuevo Laredo, pero fue liberado tras presentar un amparo. El caso está paralizado a la espera de que el juez resuelva los amparos presentados por el resto de integrantes de la Armada de México, que llevan ya casi un año en prisión.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.