Islandia vuelve a la normalidad con casi cero casos de Covid-19

Islandia, con la menor tasa de incidencia de covid-19 en Europa, levantó esta semana una serie de restricciones a bares, piscinas y gimnasios, mientras recupera una vida casi normal, concentrándose ahora en los controles fronterizos.

En Kaldi, un bar en el centro de la ciudad de Reikiavik, los barriles de cerveza vuelven a fluir desde la reapertura de los establecimientos a principios de semana.

Islandia es el único país desde hace tres semanas clasificado como “verde” en el mapa del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), lo que significa que los países de la Unión Europea (UE) están llamados en teoría a no exigir pruebas o cuarentena a los viajeros procedentes del país.

Desde mediados de noviembre, con buenos resultados, la gran isla del Atlántico norte ha ido relajando progresivamente sus restricciones, en cuatro oleadas, en una estrategia de “alivio prudente”.

Allí, levantar pesas o correr sobre un tapiz en un gimnasio, nadar o chapotear en la piscina son todas actividades posibles ahora, a diferencia de muchos países de Europa.

Con sólo cinco nuevas infecciones (sin contar la veintena de casos detenidos en las fronteras) en los últimos 14 días, la epidemia se encuentra en su nivel más bajo desde hace más de cinco meses y su tasa de incidencia es la más baja de Europa fuera de la pequeña Ciudad del Vaticano (0), según los datos oficiales compilados por la AFP.

Aunque la tendencia es a la baja en la mayoría de los países europeos, ninguno puede jactarse de una situación tan buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *