Integrar salud mental a servicios generales, uno de los grandes desafíos

02 de octubre 2018.-Más recursos e integrar la atención de las enfermedades mentales a los servicios generales de salud, son los principales desafíos en esta materia para el próximo gobierno, señalaron especialistas del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”. En conferencia de prensa, la directora general de esta institución, María Elena Medina Mora, dijo que generalmente los pacientes llegan primero al tercer nivel de atención donde se les diagnostica, se les controla y se les da tratamiento. Después se les da de alta para que tengan seguimiento en su clínica, pero ahí no hay medicamentos ni personal de la salud que entienda su enfermedad. Por lo tanto, los cambios que se hagan en el Sistema Nacional de Salud, encaminados a la cobertura universal, tendrán que contemplar las enfermedades mentales en todos los niveles de atención para eficientar recursos y personal. “Tenemos que hacer que la atención a las enfermedades mentales se haga más real, en la transición debemos asegurarnos que haya tratamiento para las personas. Hay que llevar ciencia a la población, que los nuevos hallazgos no se apliquen casi dos décadas después”, subrayó. Medina Mora indicó que en esta administración se logró visibilizar el tema de la salud mental, pero aún falta camino por recorrer, pues se necesita destinar más recursos a este rubro. Recordó que la depresión, las adicciones, la ansiedad y las demencias son los principales trastornos mentales que se presentan en la población mexicana. Durante la conferencia de prensa se informó que la investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría, Shoshana Berenzon Gorn, recibirá el próximo viernes el Premio Nacional de Psiquiatría 2018, que otorga la Fundación Manuel Camelo. Berenzon Gorn destacó, entre los retos para la salud mental, la necesidad de otorgar a los programas de este ramo un papel prioritario no solamente en la elaboración de leyes sino en los presupuestos asignados. Agregó que la atención de la salud mental integrada en los servicios generales de salud ayudaría a reducir el estigma y permitiría aumentar el acceso a pesar de la escasez de profesionales especializados en esta área, entre otros beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.