Iglesia Católica en México pide unirse al papa en oración por la paz

Ante el Inicio de la operación militar de Rusia en Ucrania y los reportes de primeros enfrentamientos, la Iglesia Católica en México pidió a feligreses unirse a las intencional del Papa Francisco rezando una breve oración por la paz.

 

A través de su semanario Desde la Fe, señaló que en múltiples ocasiones durante su pontificado, el Papa Francisco ha llamado a todos los católicos, cristianos de otras de nominaciones y hombres y mujeres de buena voluntad, a unir sus corazones en una oración al Señor por paz en el mundo.

 

Por ello, invitó a los fieles “a detenerte un momento y elevar tus pensamientos al Cielo por la paz” con la siguiente oración:

 

Oración por la Paz

 

Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica.

 

Hemos intentado muchas veces

 

y durante muchos años

 

resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas,

 

y también con nuestras armas;

 

tantos momentos de hostilidad y de oscuridad;

 

tanta sangre derramada;

 

tantas vidas destrozadas;

 

tantas esperanzas abatidas…

 

Pero nuestros esfuerzos han sido en vano.

 

 Ahora, Señor, ayúdanos tú.

 

Danos tú la paz, enséñanos tú la paz,

 

guíanos tú hacia la paz.

 

Abre nuestros ojos y nuestros corazones,

 

y danos la valentía para decir:

 

«¡Nunca más la guerra!»;

 

«con la guerra, todo queda destruido».

 

Infúndenos el valor de llevar a cabo

 

gestos concretos para construir la paz.

 

 Señor, Dios de Abraham y los Profetas,

 

Dios amor que nos has creado

 

y nos llamas a vivir como hermanos,

 

danos la fuerza para ser cada día

 

artesanos de la paz;

 

danos la capacidad de mirar con benevolencia

 

a todos los hermanos

 

que encontramos en nuestro camino.

 

Haznos disponibles para escuchar el clamor

 

de nuestros ciudadanos

 

que nos piden transformar nuestras armas

 

en instrumentos de paz,

 

nuestros temores en confianza

 

y nuestras tensiones en perdón.

 

Mantén encendida en nosotros

 

la llama de la esperanza

 

para tomar con paciente perseverancia

 

opciones de diálogo y reconciliación,

 

para que finalmente triunfe la paz.

 

Y que sean desterradas

 

del corazón de todo hombre

 

estas palabras: división, odio, guerra.

 

Señor, desarma la lengua y las manos,

 

renueva los corazones y las mentes,

 

para que la palabra que nos lleva al encuentro

 

sea siempre «hermano»,

 

y el estilo de nuestra vida

 

se convierta en shalom, paz, salam.

 

Amén.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.