Hugh Grant disfruta la maldad de su nuevo papel

Cuando Hugh Grant recibió su Globo de Oro en 1995 por ‘Four Weddings and a Funeral’ (‘Cuatro bodas y un funeral’), derritió a la sala con el tipo de discurso de chico dulce y confundido que habría pronunciado para Andie MacDowell en esa película o para Julia Roberts en ‘Notting Hill’ (‘Un lugar llamado Notting Hill’).

Más de dos décadas después, el actor de 60 años le ha dado un giro completo a esa imagen. Ahora compite por otro Globo de Oro, por la serie de HBO ‘The Undoing’, en la que interpreta a un acaudalado oncólogo pediátrico en Manhattan que resulta ser un psicópata asesino.

No es su primera exploración de la maldad en el cine. En ‘A Very English Scandal’ (‘Un escándalo muy inglés’), por la que también fue postulado a un Globo y recibió algunos de los mejores elogios de su carrera, Grant interpretó a Jeremy Thorpe, el líder político británico de la vida real que fue enjuiciado bajo cargos de asociación ilícita para asesinar a su examante. Y en una nota más ligera (pero igualmente no muy bonachona), hizo de villano en la cinta para niños “Paddington 2”.

La metamorfosis ha sido inequívoca: con los años, Grant se ha vuelto más oscuro, al menos en la pantalla. Como dice el actor, está ‘viejo y feo’ de todos modos; las comedias románticas ya no son una opción. Pero lo que une esos tres papeles recientes, dice, no es tanto la maldad como el narcisismo.

Grant conversó con The Associated Press la semana pasada tras enterarse de su sexta nominación a los Globos de Oro, esta vez como mejor actor en una serie limitada o película hecha para TV. Habló desde su casa en Londres, donde se mantiene ocupado perfeccionando el arte de hacer copos de nieve de papel y aprende de sus hijos mientras éstos toman sus clases remotas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *