Estímulo fiscal para combustibles sube sin freno, pero es preferible a mayor inflación: Ampes

Este viernes, la Secretaría de Hacienda volvió a incrementar el estímulo fiscal adicional sobre IVA e ISR a importadores para combustibles. La regular (Magna) tuvo un incremento de 1.59%, la Premium, de 13.67% y el diésel, de 25.9% respecto al aplicado la semana pasada.

 

La Asociación Mexicana de Proveedores de Estaciones de Servicio (Ampes) prevé que este estímulo complementario que se aplicó en marzo, cuando el estímulo al IEPS llegó a su tope, siga incrementando, pues los precios internacionales siguen presionando al alza, si bien es un impacto a las finanzas públicas, considera que es una buena estrategia y es preferible a que haya un mayor impacto en la inflación.

 

“El que los estímulos estén ahorita presentes van a estar obviamente relacionados a la guerra que hay entre Rusia y Ucrania porque el precio del petróleo sube y la producción de la gasolina que importamos se vuelve más cara”, señaló el presidente de la Ampes, Andrés Gutiérrez Torres.

 

Te recomendamos: Con los estímulos, gasolineros recuperan venta que era huachicol fiscal

 

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que este esquema de estímulos fiscales para amortiguar el alza en los precios en los combustibles está garantizado para todo el año: “no tenemos problema porque el balance nos alcanza para mantener la gasolina sin aumento, el diésel sin aumento”.

 

El presidente de la Ampes respaldó esto, que el ingreso que el gobierno está dejando de tener por los estímulos fiscales se va a ver compensado e incluso beneficiado por la venta del petróleo, que en este en momento está alto.

 

“Incluso si la guerra se extendiera y el precio estuviera mucho más elevado por al menos año y medio, que esperemos no ocurra, se espera que probablemente la nueva refinería estará empezando producir combustible y sea más barato el producto nuevamente en México”, comentó en el marco de la Convención y Expo 2022 de la Onexpo en Mérida, Yucatán.

 

“Creo que realmente es una buena estrategia porque si tú subes el precio masivamente, la inflación va a subir más, primer punto; en segundo punto, en el rubro en el que estamos que es el gasolinero, si el precio sube, el gasolinero vende menos, (…) y al consumidor final le conviene que siga estando el estímulo porque si no es un desembolso más fuerte”, indicó.

 

Para la semana del 18 al 24 junio, el estímulo complementario para la Magna es de 7.01 pesos por litro, para la Premium de 7.98 pesos y para el diésel, de 7.71 pesos.

 

El 4 marzo pasado, que fue la primera aplicación de este estímulo adicional sobre IVA e ISR, para la Magna fue de 0.87 centavos por litro y 0.60 centavos para el diésel; para la Premiun no hubo.

 

“Vemos que va a seguir en aumento el estímulo fiscal complementario no sabemos hasta donde el gobierno federal puede soportar esta situación, sin embargo, el Ejecutivo ha manifestado que los precios no van a subir, que de alguna manera se va a compensar con la venta de combustible que exportan, entonces de esa manera la Secretaría de Energía dice que no hay ninguno hoyo financiero”, comentó por su parte Alicia Zazueta, CEO de la consultora eServices.

 

Zazueta indica que hay otra estrategia latente del gobierno federal y esta es un escenario de regresar a como estábamos con Pemex, en dónde se establezcan precios al público definidos.

 

“Es la intención del gobierno federal regresar nuevamente ya de estandarizar o uniformar precios al público, (…) esto sería un retroceso tanto como comercial, social, internacional porque las marcas cada bien cada quien tiene sus particularidades, y el consumidor final, pues no tendría diferencias de precios y de marcas, entonces volver a monopolizar el mercado sería un retroceso nacional muy fuerte”, afirmó Zazueta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.