El G7 realiza una cumbre presencial para organizar la era pospandemia

Pese a que el fin de la pandemia parece aún lejos, la cumbre del G7 que se celebra en Cornualles, en el sureste de Inglaterra, a partir de este viernes marca un momento de enorme simbolismo al reunir a líderes mundiales por primera vez en persona desde el estallido del COVID-19. Se trata del reencuentro de los líderes de las siete economías más desarrolladas tras dos años, y el paisaje poco tiene que ver con el que se encontraron en Biarritz, Francia en 2019.

Pese a que el fin de la pandemia parece aún lejos, la cumbre del G7 que se celebra en Cornualles, en el sureste de Inglaterra, a partir de este viernes marca un momento de enorme simbolismo al reunir a líderes mundiales por primera vez en persona desde el estallido del COVID-19. Una pandemia ha provocado millones de víctimas en todo el mundo y todavía sigue haciéndolo, la economía ha sufrido su peor descalabró desde la Segunda Guerra Mundial y el presidente de la mayor superpotencia, Estados Unidos, ya no es Donald Trump. El mundo ha acelerado su transformación, que ya era frenética antes del COVID-19, el G7 pretende aportar respuestas ante un escenario internacional en el que este foro de democracias ricas (representan el 10% de la población global, pero el 45% de la riqueza total) ha perdido parte de su relevancia. Por eso, las soluciones que los líderes de Reino Unidos, Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá y Japón —junto con la Unión Europea— buscarán a los grandes problemas del mundo, como la vacunación contra el COVID-19 o el cambio climático son, sobre todo, una lucha para conservar su influencia. Rusia y China aparacerán como los antagonistas para los miembros del club, pues suponen la principal amenaza a las democracias liberales y al viajo orden internacional.Vacunar al mundo y no solo a los países ricos Un día antes del inicio de la cumbre, se anunció que los líderes del G7 se comprometerán a distribuir 1,000 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 a los países pobres con el objetivo de poner fin a la pandemia en 2022.

‘Los líderes mundiales deben anunciar que proporcionarán al menos 1,000 millones de dosis de vacunas contráelo coronavirus compartiéndolas y financiándolas’, afirmó en un comunicado el Reino Unido, que tiene la presidencia rotatoria del grupo. Estados Unidos ya se ha comprometido a proporcionar 500 millones de vacunas de Pfizer/BioNTech, que incluyen 200 millones este año, y el presidente francés Emmanuel Macron pidió a las empresas farmacéuticas que donen a países desfavorecidos el 10% de las dosis vendidas. La presidencia británica del G7 también quiere pedir a los grandes laboratorios que proporcionen vacunas a precio de coste durante toda la pandemia, siguiendo el ejemplo de AstraZeneca/Oxford. La oferta estadounidense ha metido presión al resto de los líderes del G7 para que compartan sus cargamentos de vacunas para poner fin a la pandemia. La mayor donación de vacunas jamás realizada por un solo país costará a Estados Unidos 3,500 millones de dólares, pero Washington no espera retribuciones o favores por la decisión, dijo un funcionario de alto rango del gobierno de Biden a la prensa. Es probable que la iniciativa del presidente Joe Biden, previa la cumbre que celebrará el Grupo de Siete democracias más ricas del planeta, empuje a otros líderes a prometer más vacunas, aunque un gran número seguiría sin ser suficientes para inocular a todos los pobres del mundo.

Por su parte, Londres anunció que donará 100 millones de dosis sobrantes de varios laboratorios gracias al avance de su programa de vacunación, que ya ha administrado casi 70 millones de inyecciones. Los expertos, pese a todo, recuerdan que la dimensión del problema exige ir mucho más allá dsi se quiere evitar que nuevas variantes vuelva inservibles las actuales vacunas. En el horizonte, el objetivo del programa internacional Covax de proporcionar a países en vías de desarrollo 1,800 millones de dosis para comienzos de 2022. Un alto funcionario del gobierno de Biden describió el gesto como un ‘gran paso adelante que potenciará el esfuerzo global’ con el objetivo de ‘llevar esperanza a todos los rincones del mundo’. ‘Realmente queremos subrayar que se trata fundamentalmente de un objetivo singular de salvar vidas’, dijo el funcionario, agregando que Washington no busca favores a cambio de las dosis. Hasta la fecha, las campañas de vacunación están muy ligadas a la riqueza: Estados Unidos, Europa, Israel y Baréin van muy por delante de otros países. Un total de 2,200 millones de personas ha sido vacunadas ya entre una población mundial de casi 8,000 millones, según datos de la Universidad Johns Hopkins. La farmacéutica estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech acordaron proporcionar las vacunas a Estados Unidos, entregando 200 millones de dosis en 2021 y 300 millones en la primera mitad de 2022.

Las dosis, que se producirán en las instalaciones de Pfizer en Estados Unidos, se entregarán a un precio sin fines de lucro. ‘Nuestra asociación con el gobierno de Estados Unidos ayudará a llevar cientos de millones de dosis de nuestra vacuna a los países más pobres del mundo lo más rápido posible’, dijo el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla.La recuperación económica En paralelo al despliegue de la vacunación deberá discurrir la recuperación económica, otro de los asuntos que el primer ministro británico, Boris Johnson, quiere colocar en el centro de las discusiones. Asumida ya la receta de expansionismo fiscal por la que han apostado prácticamente todos los gobiernos, Londres quiere borrar de un plumazo el legado proteccionista de Trump y apostar por el libre comercio como mejor manera de reactivar las economías golpeadas por el COVID-19. Las señales de recalentamiento, pese a todo, comienzan a acumularse: hoy se conoció que la inflación interanual en Estados Unidos se situó en mayo en el 5%, la cifra más alta desde agosto de 2008. Los dirigentes deberán refrendar el acuerdo que sus ministros de Finanzas alcanzaron para reformar el sistema global de imposición a las grandes multinacionales sin que las excepciones, como las que el Reino Unido busca para sus gigantes financieros, echen al traste el proyecto. Tres que llegan, una que se va El gran protagonista de la cita es sin lugar a dudas Biden, quien, en su primer viaje al exterior como presidente, proclamó nada más llegar que ‘Estados Unidos está de vuelta’ en la escena internacional. El líder estadounidense, que mantuvo hoy su primera reunión bilateral, con el anfitrión Boris Johnson, ve al mundo en un ‘punto de inflexión’ histórico y desea asegurarse el apoyo sin fisuras de las democracias ricas frente a Beijing y Moscú, todavía más de cara a su próxima reunión en persona con el presidente ruso Vladímir Putin a la próxima semana. El resto de los dirigentes del G7 comenzaron a llegar al lujoso hotel de Cornualles, en el sureste de Inglaterra, que acoge la cumbre a última hora del jueves, aunque la mayoría lo hará a lo largo de la mañana del viernes. Además de Joe Biden, en la cumbre de líderes mundiales se estrenan como jefes de gobierno de sus países los primeros ministros de Japón, Yoshihide Suga, y de Italia Mario Draghi, quien ya había asistido a reuniones previas en su papel como presidente del Banco Central Europeo. Angela Merkel, la canciller de Alemania, está justo en el extremo contrario, pues esta será su última reunión del G7 como gobernante germánica. En diciembre, Merkel dejará el poder el próximo diciembre, tras 16 años como el rostro del gobierno alemán. No es una sorpresa, en 2018 la química de formación anunció que no buscaría una quinta elección. A las 15.00 hora local (9:00 am, hora de Ciudad de México), Johnson pronunciará el discurso con el que se abrirá oficialmente un fin de semana de conversaciones que, por primera vez en mucho tiempo, se harán sin la intermediación de una pantalla. Si las previsiones no se equivocan, al final de la cumbre, el domingo, puede haber vuelto la hora de los grandes consensos en un momento en que parecen más necesarios que nunca. Con información de AFP, EFE y Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *