Edge Computing promueve la integración digital en ciudades y corporaciones

Edge Computing promueve la integración digital en ciudades y corporaciones Ciudades inteligentes, con semáforos y peajes que funcionan de forma autónoma; museos, parques y monumentos públicos con acceso WiFi gratuito; teleconsultas y educación a distancia con agilidad y estabilidad de conexión. Estos son algunos de los avances que el edge computing está haciendo realidad.

 

Considerado por muchos como una evolución de la computación en la nube, el edge ayuda a resolver desafíos críticos de ancho de banda, resiliencia y datos. Si para las empresas y los proveedores de servicios la tecnología significa aplicaciones de baja latencia y alta disponibilidad con monitoreo en tiempo real, para los usuarios significa una experiencia más rápida y consistente. Por todos sus beneficios, según IDC, el gasto global con el edge ascendería a un total de 176.000 millones de dólares en 2022.

 

Además de limitar las fallas, la computación de borde trae la capacidad de realizar análisis e incorporación de grandes datos, lo que permite la toma de decisiones casi en tiempo real, en línea con las prácticas de seguridad y el cumplimiento de las políticas regulatorias. Impulsado por tecnologías de código abierto, el edge gana aún más fuerza para expandir la innovación, la colaboración y transformar el futuro.

 

Para comprender más sobre esta importante tecnología y sus posibilidades de aplicación, El Universal conversó con Thiago Araki, director de ventas de tecnología y GTM de Red Hat Latinoamérica, líder mundial en el suministro de soluciones de código abierto.

 

 

 

En pocas palabras, ¿qué es el edge computing?

 

El edge computing se puede definir como una pequeña red de centros de datos que procesa y almacena una gran cantidad de datos localmente. Al procesar los datos más cerca de la fuente, permite una respuesta mucho más rápida y un mayor ahorro de ancho de banda. En consecuencia, el edge aparece como la mejor respuesta para solucionar retos sin precedentes tanto en las administraciones públicas como en las privadas, ya que es capaz de recopilar y cruzar millones de datos de forma simultánea, en tiempo real, ayudando a tomar decisiones ágiles y eficaces.

 

¿Cómo utilizan las empresas el edge hoy y cómo esto afecta a las personas?

 

La computación de borde viene impulsada por nuevas herramientas como Internet de las cosas (IoT), realidad virtual y aumentada, robótica, aprendizaje automático y funciones de red de telecomunicaciones como 5G, que requieren un aprovisionamiento de servicios más cercano a los datos y los usuarios. Todas estas tecnologías ya forman parte del día a día de las empresas, implementadas en distintos procesos y con distintas finalidades.

 

Especialmente en el mundo corporativo, para 2025 — según las proyecciones de Gartner — el 75% de los datos generados por las empresas se crearán y procesarán en el edge, fuera de un centro de datos centralizado tradicional o en la nube. Se espera que más de 15.000 millones de dispositivos IoT se conecten a la infraestructura corporativa para 2029. El edge computing permite que cualquier organización use y distribuya un conjunto común de recursos en muchas ubicaciones, innovando y generando un impacto positivo no solo para el negocio, sino principalmente para la sociedad.

 

Al unir fuerzas con otras tecnologías emergentes el edge permite, por ejemplo, prevenir fenómenos naturales, además de contribuir al control de la seguridad a través de cámaras de vigilancia. También impacta en la salud y la educación, brindando asistencia y enseñanza a distancia con mayor calidad, rapidez y escalabilidad.

 

Pensando en las empresas y también en la administración pública, el cloud computing es uno de los principales conceptos en auge en la actualidad. ¿Cuál es la conexión del edge con la nube?Dada la naturaleza diversa del edge, la consistencia es un factor clave. Una implementación de borde podría, en teoría, consistir en cientos de miles de sensores conectados, y es básicamente imposible administrar cada una de estas implementaciones si no comparten un plano de control más seguro a través de la automatización, la administración y la orquestación.

Esta uniformidad se consigue con la nube, especialmente con la nube híbrida. Desde dispositivos edge y de la red conectada hasta el centro de datos centralizado, la utilización de una nube híbrida brinda facilidad de control a lo que de otro modo sería extremadamente complejo. La nube híbrida otorga a todos estos diferentes componentes una base común sobre la cual construir y permite que los equipos de TI administren decenas de miles de dispositivos conectados de la misma manera que administran su tecnología centralizada.

 

Uno de los grandes aliados del edge es el software de código abierto. La tecnología open source se convierte en la base de la tecnología de borde porque permite unir todos los elementos necesarios para la creación de una solución efectiva. Al basarse en tecnología abierta, los modelos no dependen de un único proveedor, lo que aumenta considerablemente el volumen de posibilidades y oportunidades.

 

 

 

¿Cómo puede el código abierto aportar valor al edge?

 

La innovación puede verse socavada fácilmente por la fragmentación y, lo que es peor, por la introducción de modelos “propietarios” o de núcleo abierto. La introducción de Linux de nivel empresarial puso fin a ese modelo y dio lugar al ciclo de innovación que más tarde condujo a la virtualización, la computación en la nube, los contenedores, Kubernetes y, en la actualidad, el edge. Esta visión abierta para avanzar en la computación de borde es el principio que Red Hat comparte con el mercado. Nuestra cartera de soluciones edge lleva la familiaridad de nuestras plataformas empresariales de código abierto desde el centro de datos hasta los dispositivos de borde.

 

¿Cuáles son los mayores desafíos en rumbo al edge?

 

El camino hacia el edge computing es muy interesante y trae muchos beneficios, tanto para las empresas como para la sociedad. Sin embargo, presenta algunos desafíos, que incluyen la implementación de esta computación de borde desde una infraestructura específica y la automatización de algunos componentes. Por lo tanto, lo ideal es contar con el apoyo de un equipo o una empresa especializada en este segmento, siempre teniendo en cuenta las cuestiones relacionadas con el código abierto, que permiten una mayor flexibilidad para conectar varios componentes, con interoperabilidad entre sistemas y seguridad. Red Hat aporta valor en este sentido, con un portfolio de soluciones que posibilitan el aprovisionamiento de esta infraestructura, para que la adopción y planteamiento en el día a día de las empresas sea lo más sencillo y fluido posible, pensando siempre en el futuro, en una escala evolutiva y de mejora continua.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.