*Cual priista se sacara al Tigre de la rifa

La ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, está empeñada en cobrar venganza del ex presidente Enrique Peña Nieto, para desde ahí elevarse hasta conseguir convertirse en la presidenta nacional del PRI.

 Eso no es novedad, pues siempre ha sido costumbre en el  partido todavía tricolor, renacer de las cenizas que dejaron los que lo llevaron a la derrota inmediata.

La maestra, como prefiere que le digan a Ivonne, ante la carencia de un título profesional, denuncio, claro a través de la redes sociales, la injerencia de ex presidente Enrique Peña Nieto en el proceso interno del PRI.

La verdad es que no es novedad que la dirigencia nacional del PRI, que encabeza Claudia Ruiz Massieu Salinas, está para atender las ordenes de  quienes llevaron al Partido a su derrota en 2018.

Pero de eso a que se asegure, sin pruebas, que Peña Nieto quiere imponer en la dirigencia que habrá de elegirse en agosto próximo, al todavía gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, mejor conocido como “amlito”, hay una gran diferencia.

La primera pregunta que se nos ocurre es cómo para que querría Peña Nieto imponer al gobernador de Campeche, sobre todo si como de asegura, detrás de Alito, está la intención del presidente Andrés Manuel López Obrador, por meter las manos en el PRI, pero para desaparecerlo.

La otra pregunta que se nos antoja es, para qué quieren dirigir al otrora partidote y hoy en franca decadencia, al borde de la desaparición, Ivonne Ortega, José Narro, Ulises Ruiz, José Ramón Martel, Alejandro Moreno y Lorena Piñón.

Nadie responde esta pregunta, solo expresan vaguedades, pero sin reconocer que su verdadero interés por convertirse en líder del o lideresa del PRI, es manejar a su antojo los recursos que todavía les entrega el INE para su promoción y operación.

Por lo pronto con el anuncio oficial de Alejandro Moreno de que solicito licencia a su cargo de gobernador de Campeche, del cual le restan dos años, queda claro que la ambición es más grande que el compromiso de responder a sus electores.

Asimismo, habrá que señalar que tanto Ivonne  Ortega, como Ulises Ruiz, fueron gobernadores, aquella de Yucatán y el otro de Oaxaca. Pero también Josu Narro ha vivido del presupuesto, pues ha sido Secretario de Salud y Rector de la UNAM, y José Ramón Martel, varias veces legislador y funcionario público. La más joven de la baraja, Lorena Piños, su cargo mayor fue como delegada federal de la Dirección de Relaciones Exteriores de Veracruz.

Cualquiera de ellos será presidente del PRI, se gastaran un buen dinero para intentar convencer a los militantes, sea cual sea el padrón que se utilice para la elección, y pareciera que compraron boleto para la rifa de un tigre.

EL PULSO.-Por cierto, en el Senado de la República se están moviendo las aguas para preparar los cambios en la presidencia de la Mesa Directiva, que  por lo menos hasta el 31 de agosto encabezará Martí Batres Guadarrama. El principal ingresado en quitarle la batuta a Batres es Ricardo Monreal, quien siente que mientras no tenga un incondicional en la presidencia,  no podrá negociar con las bancadas de la oposición el apoyo a las reformas constitucionales** En la Cámara de Diputados el PAN anunció que va a hacer mas recortes de gastos, porque los ingresos han bajado mucho y como están acostumbrados a que todo lo pagaban con lo del presupuesto, ahora tendrá que sacar de su bolsa hasta para pagarse una Tasa de café.

Alejim04@mail.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *