Contra la pared los trabajadores sindicalizados de Telmex

Redacción

Las y los  trabajadores agrupados en las corrientes sindicales democratizadoras Telefonistas Construyendo Democracia y de otras secciones tales como Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México, Puebla, Jalapa, Querétaro, Hermosillo, Veracruz, Michoacán y otras, pertenecientes al Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), informan que el próximo 25 de abril habrá de consumarse la negociación del contrato colectivo de trabajo entre Teléfonos de México y su sindicato.

En dicha negociación los trabajadores están contra la pared. Primero, porque la empresa insiste en eliminar la pensión jubilatoria para los trabajadores de nuevo ingreso, lo que a su vez le ha servido de pretexto para no cubrir las vacantes en los últimos tres años consecutivos. A la fecha, Telmex le debe al sindicato poco más de 14 mil ingresos de nuevo personal.

En segundo lugar, porque su ya eterno secretario general, Francisco Hernández Juárez, en los hechos está del lado de la empresa porque no ha asumido una posición resuelta para evitar la sustracción de materia de trabajo, la contratación de personal y mucho menos hizo algo por impedir la partición de Telmex en dos empresas. Su fallida táctica de estallar prórrogas una y otra vez (33 consecutivas) lo único que provocó fue un debilitamiento mayor del sindicato.

En tercer lugar, porque en el último año esta situación se agravó ante la drástica reducción del personal sindicalizado. De contar con una plantilla de 26,818 telefonistas al servicio de Telmex, para fines de 2021 disminuyó a 24,878, es decir, hubo una disminución de 1,940 puestos de trabajo. Tales puestos se los llevaron los dueños a sus otras empresas de telecomunicaciones y al subcontratismo.

En cuarto lugar, como si fuera poco, paralelo a esta disminución, la empresa aumentó en 265 el número de empleados no sindicalizados (de confianza, becarios, servicio social, etc.) en 2021 para cerrar el año con 10,629. Este número de trabajadores no sindicalizados ya representa el 42.72% de la plantilla de telefonistas sindicalizados, el mayor de los porcentajes en la historia de esta empresa.

Todo esto los ha llevado a un ambiente laboral complicado en el que la empresa tiene la ventaja con todas las medidas que ha implementado ante la debilidad y desinterés de la representación sindical por defender su contrato colectivo de trabajo

Derivado de lo anterior, y a que el ya eterno “líder” solo simula que defiende los derechos laborales, es que los telefonistas agrupados en las corrientes sindicales arriba aludidas, que pugnan por la democratización de su sindicato, han decidido nuevamente salir a las calles a manifestarse el 20 de abril en el Zócalo para reiterar su solicitud de audiencia con el Presidente Andrés Manuel López Obrador para ser escuchados en su problemática y en las propuestas de un nuevo marco regulatorio de las telecomunicaciones donde se suprima el Instituto Federal de Telecomunicaciones como órgano autónomo, al considerar que solo se encuentra al servicio de los grandes monopolios del ramo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.