Condenan a Naasón Joaquín García a más de 16 años de prisión en EE.UU. por el abuso sexual de fieles de su iglesia La Luz del Mundo

Naasón Joaquín García, líder de la iglesia La Luz del Mundo, fue condenado este miércoles en Los Ángeles, California, a 16 años y 8 meses de prisión por abuso sexual de menores.

 

El juicio contra García debía empezar el pasado lunes con la selección del jurado, pero en un giro inesperado, luego de llegar a un acuerdo, el acusado se declaró culpable el pasado viernes de tres cargos de abuso sexual de menores.

 

“Estoy con las manos atadas”, afirmó este miércoles el juez Ronald S. Coen, quien miró a la cara a Joaquín García y le dijo: “Usted es un depredador sexual”.

 

García enfrentaba 19 cargos, entre ellos los de abuso sexual de menores, violación, posesión de pornografía infantil y tráfico de personas.

 

“Hombre peligroso”

 

Antes de que se leyera la sentencia, una larga serie de víctimas y familiares relataron los abusos de Naasón.

 

“Este es un hombre peligroso”, dijo una de ellas, que describió el abuso sexual que sufrió.

 

“Desearía que me hubiera matado porque hubiera terminado con el sufrimiento”, añadió.

 

“Le di mi tiempo, mi fuerza, mi dinero. ¿Qué le hice para que violara a mi hija?”, dijo la madre de otra de las víctimas ante un Naasón que se mantuvo casi inmóvil con mascarilla y audífonos puestos.

 

Desde que fuera arrestado en el aeropuerto de Los Ángeles en 2019, quien se hace llamar el “Apóstol de Jesucristo” se había declarado inocente en todo momento.

 

Los hechos que se le atribuyen a García fueron cometidos entre junio de 2015 y junio de 2019. Según la Fiscalía, tres menores fueron invitadas a un grupo que el condenado atendía cada vez que visitaba Los Ángeles.

 

Pero en realidad eran sometidas a distintos tipos de abuso sexual.

 

“Usó su poder para aprovecharse de las menores. Confió en quienes lo rodeaban para que le buscaran feligreses con fines de agredirlos sexualmente”, informó en un comunicado el fiscal general de California, Rob Bonta.

 

De los tres cargos por los que fue sentenciado, dos son por tener sexo oral de manera forzada con menores y otro por actos lascivos con una menor de 15 años.

 

La causa penal se basó en el testimonio de cinco mujeres anónimas, videos y conversaciones en aplicaciones telefónicas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.