Carlos Slim, sus socios, el estado mexicano, otras grandes empresas y el IFT, con la complicidad de la dirección del STRM, han usurpado al pueblo de México la soberanía sobre las telecomunicaciones

* Por la recuperación de la soberanía de las telecomunicaciones en México y un órgano que garantice la presencia de usuarios y trabajadores de las telecomunicaciones
* Por una nueva regulación y legislación de las telecomunicaciones en nuestro país
* Por un acceso a las telecomunicaciones garantizado, libre y considerado como Derecho Humano para los sectores sociales de más bajos ingresos y la obligatoriedad para todas las empresas de telecomunicaciones de comprometerse a liberar recursos para la atención de tales sectores sociales
* Por una sindicalización independiente y democrática de los trabajadores de las telecomunicaciones
* Por la profesionalización de los trabajadores de las telecomunicaciones en México y establecimiento de salarios mínimos profesionales
* Por un incremento salarial de emergencia y no diferenciado para los trabajadores de TELMEX
* Por el respeto a todas y cada una de las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo STRM-TELMEX

Redacción

Este 20 de abril de 2022, la corriente sindical TELEFONISTAS CONSTRUYENDO DEMOCRACIA, cuyos integrantes todos pertenecen al Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, manifiesta lo siguiente:

Que desde la privatización de Teléfonos de México en 1990 y hasta la fecha, Carlos Slim, sus socios, el estado mexicano, otras grandes empresas y el IFT, con la complicidad de la dirección del STRM, han usurpado al pueblo de México la soberanía sobre uno de los sectores más importantes y estratégicos para el desarrollo y bienestar de los mexicanos:    la soberanía sobre las telecomunicaciones

 De la misma forma en que el sector energético fue asaltado por intereses rapaces, las telecomunicaciones han significado exorbitantes ganancias y un botín para unos cuantos y accesos deficientes, muy limitados y caros para los usuarios de a pie, como nos lo demostró la pandemia por COVID en los últimos dos años, que ha obligado a muchos trabajadores y familias con hijos en edades escolares a pagar servicios de internet y padecer las limitaciones y fallas desde sus confinamientos. 

Que cada vez se reducen más, y más drásticamente, las posibilidades de acceso a servicios de telecomunicaciones a los sectores más aislados y desprotegidos de la sociedad.  TELMEX acaba de ceder concesiones de espectro radioeléctrico a TELCEL, cancelando la posibilidad de su utilización para dar cobertura social a donde haga falta y favoreciendo los negocios rentables para usuarios de más capacidad adquisitiva, contribuyendo a lo que se conoce como ensanchamiento de la brecha digital y a un eventual freno al desarrollo del sector.

Se destaca que el crecimiento de empresas contratistas y el outsourcing han significado el deterioro de las condiciones de trabajo y bajos salarios de toda la clase obrera de México, y los trabajadores de las telecomunicaciones no son la excepción.  Las empresas, incluida Teléfonos de México, a lo largo de las últimas décadas ha modificado los requisitos de ingreso llevándolos a niveles académicos cada vez más altos, exigiendo así a la sociedad, que es quien paga universidades e institutos públicos, que aporte mano de obra con alta calificación, pero no se devuelven los salarios correspondientes.   Por su lado, las empresas terceras, filiales, subcontratistas o subsidiarias ingresan a sus filas trabajadores a los que pagan salarios muy bajos y en condiciones laborales irregulares.  Lo que permite que las empresas del sector presionen a sus propios trabajadores con políticas salariales y laborales muy agresivas. 

Hacemos notar que un Contrato Colectivo de Trabajo no sólo significa beneficio para el gremio inmediatamente cobijado por el mismo, sino una conquista de toda la clase obrera y un referente para las luchas y resistencias contra la voracidad de los grandes capitales y que el CCT del STRM-TELMEX se encuentra bajo un serio ataque, especialmente a una de sus conquistas más preciadas, que data de 1926: la jubilación. 

Un ataque por dos frentes: uno de ellos, el planteamiento de los dueños que pide la desaparición de la jubilación para personal de nuevo ingreso; el otro, un macabro plan para cambiar parte de los ingresos de nuestras jubilaciones por acciones bursátiles inexistentes, como la genial ocurrencia para “salvar” a TELMEX de su anunciado balance en “números rojos”.     

Esto, entre muchos otros incumplimientos al Contrato por parte de la empresa y la complicidad de la dirigencia sindical, como una abultada cantidad de vacantes que la empresa no ha cubierto, etc., etc.  

Por eso es que este 20 de abril nos movilizamos para hacer patente al pueblo y clase obrera del país nuestra disposición y decisión de defender la soberanía de las telecomunicaciones y nuestro CCT, dicha marcha se llevó a cabo de la Torre Latinoamericana al Zócalo a las 10:00 horas. Llegando al zócalo llevamos a cabo un mitin y fue entregado a la Presidencia un documento en que solicitamos la intervención y audiencia directa con el Ejecutivo toda vez que no hemos encontrado respuesta a nuestras peticiones anteriores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.