Cámara alta del Parlamento ruso ratifica cuatro regiones ucranias

Más rápido que la Duma y por unanimidad, el Consejo de la Federación o Cámara alta del Parlamento ruso ratificó este martes la anexión de Donietsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, aunque desde que se firmaron el viernes anterior los tratados de adhesión el ejército ucranio siguió recuperando lo que considera parte de su territorio ocupado.

 

Sólo la senadora Liudmila Narusova –con la confianza que le da ser la viuda de Anatoli Sobchak, quien como rector de la Universidad y después alcalde de San Petersburgo ofreció trabajo a Vladimir Putin tras su regreso de su única misión como agente del KGB en el extranjero–, se permitió formular el único comentario que rompió la monotonía de la sala:

 

Moscú. Más rápido que la Duma y por unanimidad, el Consejo de la Federación o Cámara alta del Parlamento ruso ratificó este martes la anexión de Donietsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, aunque desde que se firmaron el viernes anterior los tratados de adhesión el ejército ucranio siguió recuperando lo que considera parte de su territorio ocupado.

 

Sólo la senadora Liudmila Narusova –con la confianza que le da ser la viuda de Anatoli Sobchak, quien como rector de la Universidad y después alcalde de San Petersburgo ofreció trabajo a Vladimir Putin tras su regreso de su única misión como agente del KGB en el extranjero–, se permitió formular el único comentario que rompió la monotonía de la sala:

 

“Desde que se firmaron los tratados de adhesión, la línea del frente ha cambiado y ahora nos proponen incorporar a la Federación Rusa regiones que tienen parte de sus territorios ocupados por tropas de otro país (Ucrania). Esperaba que la Corte Constitucional pudiera aclarar esto, pero lamentablemente no lo hizo. Me gustaría que el representante de la cancillería (el viceministro Grigori Karasin) nos hiciera el favor de explicarnos cómo proceder”, señaló Narusova.

 

La presidenta del Senado, Valentina Matviyenko, no cedió la palabra a Karasin, sino a Andrei Klishas, que representa al Consejo de la Federación ante la Corte, quien dijo que los jueces no dictaminan sobre “cuestiones de hecho” y, a la vez, pueden tomar en cuenta “circunstancias políticas”, por lo cual su colega Narusova “esperó en vano explicaciones que no le corresponden dar” a la Corte Constitucional.

 

Antes de la votación, Karasin presentó un informe, en el cual calificó al gobierno de Ucrania de “desquiciado régimen neonazi” hostil a las autoridades rusas, expuso una vez más los motivos de la “operación militar especial” y concluyó afirmando, lo mismo que dijo Matviyenko al inaugurar la sesión, que la adhesión de las cuatro regiones parciales es “un deber moral de nuestra potencia”.

 

 

Ya sólo falta que el presidente Putin promulgue las leyes que, para el Kremlin, convierten en parte de Rusia una extensión que, junto con Crimea anexionada en 2014, equivale a 20 por ciento del territorio de Ucrania. A partir de ese momento, la contraofensiva del ejército ucrania podría ser tildada de “agresión” contra Rusia.

 

Al mismo tiempo, y a pesar de las voces irreflexivas que piden el uso inmediato de las armas nucleares tácticas para recomponer la situación en los campos de batalla, Yuri Fiodorov y otros analistas militares creen que no es inminente que Rusia tenga que recurrir a este tipo de armamento devastador por varias razones:

 

La principal es que hasta China e India, países con que Rusia defiende un mundo multipolar y aspira a compensar el aislamiento que le imponen Estados Unidos y sus aliados, no sólo no reconocen la anexión, sino están decididamente en contra de que el Kremlin emplee su arsenal nuclear contra Ucrania.

 

Pekín es consecuente con los documentos que firmó con Kiev hace 9 años (el Tratado de amistad y cooperación y la Declaración conjunta sobre el fortalecimiento de la relación estratégica), en los cuales “China se compromete a ofrecer garantías de seguridad a Ucrania, en caso de que ésta sea víctima de una agresión con uso de armas nucleares o de amenazas de llevar a

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.