Boris Johnson defiende su gestión tras un demoledor reporte sobre el ‘partygate’

El primer ministro británico, Boris Johnson, cuyo puesto pende de un hilo debido al escándalo de las fiestas en Downing Street durante los confinamientos, conocido como partygate se defendió el lunes ante los diputados tras la publicación de un informe que denunció ‘fallos de liderazgo’. ‘Lo entiendo y lo arreglaré’, aseguró, afirmando ‘lamentar’ las numerosas fiestas celebradas en 2020 y 2021 en Downing Street, donde están sus oficinas y su residencia oficial, cuando las reglas anticovid lo prohibían y muchos británicos no podían ni despedirse de sus seres queridos.

 

‘Versión’ reducida

 

‘Sé cuál es la pregunta: ‘¿se puede confiar en que este gobierno cumpla?”, afirmó. ‘Sí se puede’, aseguró, defendiendo su labor a favor del brexit y contra el coronavirus y prometiendo cambios administrativos en sus servicios. Esto indignó a la oposición, que no cesa de pedir su dimisión acusándolo de haber mentido cuando aseguró que no hubo fiestas. Es ‘un hombre sin vergüenza’, lanzó el laborista Keir Starmer. Tras investigar un total de 16 eventos sociales, desde celebraciones de Navidad hasta fiestas de cumpleaños o despedida, celebradas en dependencias gubernamentales contra las reglas anticovid, la alta funcionaria Sue Gray concluyó que ‘hubo fallos de liderazgo y juicio por diferentes partes en Downing Street y en la Oficina del Gabinete en diferentes momentos’. ‘Algunas de las reuniones en cuestión representan un grave fallo al cumplimiento de los estándares’, subrayó. Sin embargo, el informe es muy impreciso sobre los eventos, dado que varios de ellos están siendo investigados por la policía y esta pidió que solo se haga una referencia ‘mínima’ para evitar interferencia Esto retrasó la entrega y publicación del informe, que tuvo que ser modificado para divulgar una ‘versión’ reducida. Y por ese motivo, no detalla quién organizó y participó en las fiestas, cómo se desarrollaron ni cuánto sabía el primer ministro.

 

Amenaza de moción de censura

 

La oposición denunció esta parcialidad y varios diputados preguntaron a Johnson si estaba presente en uno de los eventos, celebrado el 13 de noviembre de 2020 en su apartamento oficial. Pero el primer ministro, amenazado desde hace semanas por una posible moción de censura en su Partido Conservador —que de arrebatarle el liderazgo de la formación lo desalojaría también del gobierno británico— se escudó en la investigación policial en curso para no contestar. La clase política británica, y sobre todo los diputados conservadores que contemplan sumarse a la rebelión contra Johnson, esperaban nerviosamente las conclusiones de la investigación interna de Gray, que también denunció un ‘consumo excesivo de alcohol inapropiado en cualquier lugar de trabajo’. Sin embargo, el primer ministro pidió esperar ahora las conclusiones de la policía, que pueden tardar semanas o meses. El denominando ‘partygate’, o escándalo de las fiestas, se convirtió en una bola de nieve que amenaza con arrollar a Johnson. Desde diciembre, en un goteo incesante de filtraciones, la prensa publicó informaciones sobre más de una docena de estos eventos presuntamente ilegales, en algunos de los cuales Johnson tuvo que admitir haber participado aunque esforzándose por eludir responsabilidades.

 

Esto despertó la ira de algunos de sus propios diputados, como su predecesora Theresa May, que el lunes le preguntó si no había leído sus propias reglas, no las entendía o pensaba que no se aplicaban a él y sus colaboradores. Johnson, de 57 años, llegó triunfalmente al poder en 2019 prometiendo llevar a cabo un brexit con el que May llevaba años debatiéndose. Sedujo así a un gran número de bastiones laboristas en el norte posindustrial de Inglaterra. Pero ahora son precisamente los jóvenes diputados conservadores elegidos en esas circunscripciones tradicionalmente de izquierdas quienes se rebelan con más fuerza contra su líder. Si consiguen ahora sumar a algunos de los diputados más veteranos podrían lanzar una moción de censura interna. Para ello necesitan enviar al menos 54 cartas, 15% de los 360 diputados de la mayoría gubernamental, al comité encargado de la gestión del grupo parlamentario. Ya se han recibido algunas, pero su número se mantiene secreto hasta que se alcanza ese umbral.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.