Así quedó Nuevo Laredo tras tromba en plena pandemia

TAMAULIPAS 22 de mayo.- Una tormenta atípica que desde temprana hora azotó en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas, trajo consigo la caída de más de un centenar de árboles, torres con cables de alta tensión, semáforos y el cierre parcial de la carretera al Aeropuerto.

El fenómeno meteorológico fue reportado con lluvia y granizo, además de ráfagas de viento de hasta 90 kilómetros por hora, por lo que el suministro de agua, energía eléctrica y de comunicación fueron afectados al poniente de la ciudad.

La Dirección de Protección Civil y Bomberos reportó que a temprana hora fueron sorprendidos por la lluvia, granizo y los fuertes vientos ocasionando que alrededor de 100 árboles ubicados en diferentes puntos fueran arrancados, algunos de ellos cayeron en vehículos particulares que se encontraban estacionados.

A través de las redes sociales se pudo observar que el viento levantó un tinaco y lo dejó colgado en unos cables de energía eléctrica.

Grandes anuncios publicitarios, nomenclaturas y láminas galvanizadas se hallaban atoradas y otras derribadas en el piso.

Edgar Benavides Ramos, gerente técnico de la Comisión municipal de Agua Potable y Alcantarillado, informó que el abasto de agua se suspendió, pero aseguró que se está buscando la manera de restablecerlo una vez que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) repare los daños.

Por su parte, el presidente municipal, Enrique Rivas Cuéllar, indicó que desde la madrugada el personal de la dirección de Protección Civil y Bomberos inició los trabajos que todavía siguen realizando.

El municipio fronterizo cuenta con alrededor de 230 colonias, pero la mayoría sufrieron las afectaciones antes descritas.

De acuerdo a los reportes de la Comisión Internacional de Límites y Aguas se registraron cuatro pulgadas de lluvia y un poco más en los sectores poniente de la ciudad.

Omar Enríquez, director de Protección Civil, informó que la tromba inició a las seis de la mañana y debido a los escurrimientos algunos arroyos se llenaron a su máxima capacidad desbordándose y afectando varios domicilios.

Según el reporte que han recogido, al menos 50 casas fueron afectadas como es el caso de la colonia Francisco Villa.

También reportaron que la carretera al aeropuerto se vio afectada debido a un socavón pues el agua prácticamente ablandó el suelo y arrancó un tramo de la carpeta asfáltica provocando un socavón. El recuento de los daños todavía continúa.

Personal de la SEDENA también se unió a las labores de rescate, atención y reparación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *