Así puedes cobrar el seguro de invalidez y vida del IMSS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) protege a sus beneficiarios con seguros y pensiones, entre ellos el de invalidez y de vida.

 

Este seguro protege al derechohabiente contra dichos riesgos cuando estos no ocurren por una causa de trabajo. El trabajador y sus beneficiarios pueden recibir un apoyo económico superior al 50% de lo que el derechohabiente ganó en el último año de trabajo en caso de invalidez.

 

Seguro de invalidez y de vida

 

El seguro de invalidez se divide en dos:

 

Pensión temporal.Pensión definitiva.

 

El seguro de vida se otorga cuando fallece el asegurado o pensionado con las siguientes prestaciones:

 

Pensión de viudez.Pensión de orfandad.Pensión de ascendientes.Ayuda asistencial a la pensionada por viudez.Asistencia médica.

Pensión para invalidez

 

Esta prestación se otorga a los derechohabientes. Para poder recibirla, los especialistas del IMSS tienen que determinar el estado de invalidez laboral por enfermedad o accidente, y asciende a más del 50% del salario percibido durante el último año.

 

Se puede otorgar al derechohabiente, su esposa, hijos menores de 16 años, estudiantes de 16 a 25, así como hija o hijo mayor de 16 con discapacidad.

 

Los documentos necesarios son:

 

Solicitud de pensión.Identificación oficial vigente.Comprobante de domicilio.Cualquier documento o medio de identificación emitido por el IMSS.CURP.Estado de cuenta de la Cuenta Individual.Registro Federal de Contribuyentes (RFC) con homoclave.Documento en el cual se identifique el número de cuenta y Clave Bancaria Estandarizada.Acta de nacimiento o de adopción.Dictamen de invalidez.

¿Quiénes pueden cobrar el seguro de vida?

 

Todos los beneficiarios del derechohabiente: esposa, concubina, padres e hijos. Al fallecer el derechohabiente, las prestaciones que se pueden cobrar son:

 

El Pago de prima de antigüedad.Pago de salarios no cubiertos.Vacaciones y prima dominical.Prestaciones extraordinarias.El Pago de prestaciones de ley.

 

Para que los beneficiarios puedan acceder al apoyo del IMSS, la persona asegurada debe contar con 12 semanas registradas de cotización ante el instituto. Además de tener los derechos vigentes, la familia de la persona asegurada tiene hasta un año después del fallecimiento para cobrar las prestaciones de ley.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.