Argentina se impone 2-0 a Polonia y avanza a octavos de final

 

Por Christian Bautista
Deportes
  • Alexis Mac Allister y Julián Álvarez dieron la victoria a Argentina frente a Polonia, poniendo a la albiceleste como primera del Grupo C
Con un gol del centrocampista Alexis Mac Allister en la primera acción de la segunda parte y otro de Julián Álvarez para sentenciar en el último tercio, Argentina encontró el desahogo y el camino hacia los octavos de final de Qatar 2002 como primera de grupo para emparejarse con Australia en el camino recto hacia el objetivo mundial.
En la noche reservada para la repercusión y el brillo de Leo Messi y de Robert Lewandowski fue el centrocampista del Brighton el tipo resolutivo que giró un partido trampa para el cuadro sudamericano que se estrelló, hasta donde pudo, con el portero polaco Wojciech Szczesny que evitó un castigo mayor y disimuló las carencias de su equipo. El portero del Nápoles frenó a Argentina y a Messi que, incluso, falló un penalti a la media hora de partido.
Polonia sigue en el Mundial gracias a la diferencia de goles. Igualado a puntos con México, que ganó a Arabia Saudita, se salvó de la eliminación por los pelos.
Si no es por Wojciech Szczesny Polonia hubiera reservado el billete de retorno antes del descanso. El portero del Nápoles fue el salvador de un equipo discreto que ha conseguido llegar con opciones y como líder del Grupo C a la última jornada por su disciplina defensiva y por el talento de sus dos únicos jugadores sobresalientes. El meta de Varsovia y Robert Lewandowski, que apenas intervino en el primer tramo.
Fue un islote el delantero del Barcelona, el único figurante en el ataque europeo. Muy lejos del resto del equipo, agazapado, a la espera del fallo de Argentina, cada vez más suelto, cada vez más ofensivo.
En diez minutos, Leo Messi buscó puerta dos veces. La segunda, escorado, fue la carta de presentación de Szczesny que tuvo que multiplicarse después. Parecía cuestión de tiempo que Argentina encontrara grietas a la zaga polaca y abriera el marcador.
Un disparo de Alexis Mac Allister que despejó el defensa antes de que llegara a puerta acabó en las botas de Marcos Acuña que ejecutó un buen chut que rozó el palo. Ángel Di María buscó el gol olímpico pero no sorprendió al meta del Nápoles que evitó el tanto en otro, a bocajarro, de Julián Álvarez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.