Ante posible fraude inmobiliario, Bankia intenta justificar operaciones

CDMX a 04 de abril 2019.-Derivado de las investigaciones que recaen sobre la venta de inmuebles de Bankia y CaixaBank en la Riviera Maya y Los Cabos a precios simulados, fuentes de Bankia han intentado defenderse ante las posibles acciones penales que puedan requerirse a raíz del fraude inmobiliario.

En este sentido, el banco ibérico argumentó que algunos de los bienes que se compraron como primera línea de Playa Carmen, “estaban a 15 kilómetros del mar y eso no vale lo que dijeron que valía”.

Esto evidencia la falta de conocimiento o la mala intención en las declaraciones de los funcionarios bancarios, al decir públicamente información falsa o que por lo menos no corresponde a los inmuebles que fueron de su propiedad y que vendieron a precios hasta cuatro veces menor, como en el caso de Grand Coral en la Riviera Maya, el cual visitamos y corroboramos que se encuentra en la primera línea de una de las mejores playas del caribe.

De las propiedades que remató Bankia y Caixabank y un par de meses más tarde fueron revendidas más caras, la que se encuentra más alejada del mar es un local comercial en la peatonal turística más famosa de México, la concurrida Quinta Avenida en Playa del Carmen.

Distante de los 15 km de distancia al mar que argumenta Bankia, según Google Earth el local se ubica a tan solo 200 metros de la playa más concurrida de la Riviera Maya y por tratarse de una zona tan comercial, los precios son aún más elevados.

El local ubicado en la Quinta Avenida, por calle 12 norte, manzana 27, con una superficie de 121 m2, fue vendido por Bankia el 11 de abril de 2018 por 260 mil 440.74 dólares.

Fuentes inmobiliarias consultadas fijan el precio para esa zona de la Quinta Avenida en unos 34 mil dólares por m2, lo cual habría de suponer que su valor real es de más de 4 millones de dólares.

Ventas efectuadas en años anteriores por otros propietarios, a esa altura de la Quinta Avenida, manejaron precios increíblemente superiores. Por ejemplo, un local comercial ubicado en la Quinta Avenida, por calles 12 y 14, manzana número 31, de 160 m2, fue vendido el 18 de abril de 2013, por un precio de 5.5 millones de dólares. Resulta difícil de creer que Bankia haya vendido el suyo en poco más de 260 mil dólares.

Bankia argumenta que “si hubiesen podido vender más caras sus propiedades lo hubiesen hecho”, a pesar de que no ofrece explicación alguna de porque los nuevos propietarios están vendiendo las mismas propiedades a precios inmensamente más altos, algo que también hizo la propia desarrolladora en el 2008 y años siguientes.

Bajo el estado que guarda su situación jurídica, los bancos españoles deberán responder si la venta de sus activos a precios de regalo se trató de una simulación para evadir impuestos, o si sus funcionarios y representantes en México cometieron una seguidilla de errores y desconocían por completo donde se encontraban sus propiedades y donde se encontraba el mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *