Advierte CEPAL que América Latina y el Caribe caerán en 9.1% por Covid

La recuperación en América Latina y el Caribe requiere de acciones urgentes de los gobiernos, pactos políticos y medidas fiscales expansivas progresivas, eficaces y eficientes, para enfrentar los efectos de la crisis poscovid-19, alertó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Al presentar el octavo Informe Especial para la Recuperación  poscovid-19, reiteró que los efectos derivados de la pandemia serán muy graves en la región, azotada de por sí por la desigualdad y ahora por la situación sanitaria, económica, política y social.

“Estamos ante la peor crisis en 100 años con impactos en lo social, en lo productivo. Simplemente aquí este es una gran síntesis de los siete reportes anteriores que hemos producido, pero al menos para contarles que al cierre de 2020 la caída será de 9.1 por ciento, 9.9 por ciento del PIB per cápita nos lleva a una década perdida en materia de PIB per cápita, se cierran 2.7 millones de empresas formales, sobre todo, microempresas que son fundamentalmente donde están las mujeres”, señaló.  

Agregó que el 53 por ciento de la población económicamente activa en la región no tiene protección laboral, de salud, ni pensiones. Las mujeres y los jóvenes enfrentan una situación de exclusión y discriminación en el mercado laboral, mientras que el 48,7 por ciento de las mujeres no tiene acceso al salario mínimo.

 “Nosotros estamos muy preocupados porque los trabajadores están perdiendo espacio, espacio de diálogo, de encuentro, de participar. No son sociedad civil, son trabajadores y los sindicatos han perdido mucha fuerza”.

En la reunión virtual, la funcionaria de este organismo de la ONU reconoció que el Covid-19 mostró los problemas estructurales del modelo de desarrollo. Lo público careció de capacidad de respuesta y se evidenció la mercantilización de los sistemas de salud. La segregación en las ciudades potenció contagios en barrios más vulnerables, provocando un hartazgo de la gente hacia su entorno.

Ese descontento social que es por la fragmentación en los servicios públicos, la pobreza, la informalidad, la contención y el confinamiento que han generado, también, espacios de violencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *