“Acepto el desafío”. AMLO dice que faltó más trabajo en la capital

Andrés Manuel López Obrador aseguró que “aceptará el desafío” de atender más a la población de la Ciudad de México ahora que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) perdió parte del territorio capitalino en las elecciones del pasado 6 de junio.

Desde el Salón de Tesorería de Palacio Nacional, el Presidente de México dijo que la derrota en la capital tuvo que ver con que faltó atención e información por parte de su Gobierno y del movimiento que encabeza, la izquierda morenista.

Sin embargo, recalcó que la pérdida de las alcaldías tuvo que ver mayoritariamente con la campaña de desprestigio que hay en contra de Morena, pues el “bombardeo y manipulación” de los medios ante las tragedias, sobre todo por la ocurrida hace poco más de un mes en la Línea 12 del Metro, es lo que terminó por orillar a la ciudadanía a tomar su decisión en el voto.

“Acepto el desafío por lo que a mi corresponde para atender más la ciudad y atender más a los pobres de la ciudad, porque faltó más trabajo y más información. Fue mucho el bombardeo y la manipulación, y ojalá lo piensen todos los ciudadanos, lo piensen bien”, comentó en su ejercicio matutino con la prensa.

El también exjefe de Gobierno de la capital (2000-2005) argumentó que es “notoria la manipulación y desinformación”, pues en las demarcaciones afectadas por el incidente -Tláhuac e Iztapalapa- ganó Morena, porque “con todo el dolor y con toda la protesta deciden seguir apoyando la transformación”

“En donde no viajan en Metro, votaron en contra de la manipulación que se llevó a cabo a través de los medios por esta desgracia”, subrayó marcando también la diferencia social y económica que se vive en la CdMx.

Y recalcó: “creo que se tiene que trabajar más con la gente. Estar más cerca y atender todas las necesidades”.

Además, señaló que que las acusaciones que se hicieron contra Félix Salgado Macedonio, excandidato a la gubernatura de Guerrero, podrían ser otras de las responsables de que se haya perdido territorio en la capital del país, ya que el caso fue muy mediático y se “bombardeó” a la gente con dicha información.

“Muchos estaban confundidos queriendo descarrilarnos en Guerrero, bueno hasta la autoridad. Y la opinión de los guerrerenses es otra, pero estoy seguro que esa campaña sí impactó aquí en la Ciudad de México, en las clases medias, porque aquí se recibe todo el bombardeo. […] Sí impactó, es el tren de la ciudad”, sostuvo.

Como si del Muro de Berlín se tratara, la Ciudad de México ha quedado dividida entre el este y el oeste tras las elecciones del 6 de junio: mientras que un lado de la ciudad se mantiene fiel al oficialismo, el otro se decantó por la oposición.

“Hay más personas con muchas carencias (en el oriente de la ciudad) y en Morena hemos visto mucho apoyo”, relató este miércoles a EFE Estela, una mujer de la Alcaldía de Tláhuac, en las inmediaciones del lugar donde hace poco más de un mes hubo un accidente de Metro que dejó 26 muertos y que está siendo investigado por fallas estructurales.

Ella representa a los muchos habitantes de la zona oriente de la capital mexicana que dieron su voto al partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador en las elecciones intermedias del pasado domingo, las más grandes de la historia del país por el número de cargos a elección.

“Hay mucha gente con necesidades y entiendo que se quiera concentrar en ese sector, pero dejan a un lado al resto de la población”, consideró Valeria, una joven que paseaba por la Alcaldía Miguel Hidalgo, que antes era gobernada por Morena, pero que ahora perdió en favor de la oposición.

Morena, el partido del Presidente, se desplomó en los comicios en la Ciudad de México, bastión tradicional de la izquierda, al ganar sólo en siete de las 16 alcaldías que forman la capital.

DIVISIÓN ESTE Y OESTE

La ciudad quedó dividida entre este y oeste, rojo y azul, representando, respectivamente, a Morena y a la coalición de la oposición “Va por México”, conformada por el conservador Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Desde la noche de las elecciones, proliferaron imágenes en redes sociales reflejando el mapa de la capital dividido en dos colores y para los expertos, la polarización electoral fue, en gran parte, la causante.

“A mí me parece preocupante que (la clase política) clasifique en buenos y malos, ricos y pobres, fifís (conservadores) y chairos (progresistas). Naturalizamos esa división”, consideró para EFE Carolina del Ángel, profesora en la facultad de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Desde la llegada de Morena a la Presidencia y al Gobierno de la ciudad (con Claudia Sheinbaum) en 2018, los programas sociales fueron una de sus mayores apuestas.

Luis, un vecino de Iztapalapa, consideró que lo más positivo de Morena “es que está ayudando a la gente más pobre”, dijo.

“Durante 30 años tuvimos Gobiernos que no tomaron en cuenta al pueblo y ahorita (…) Morena está apoyando a la gente que realmente lo necesita”, continuó.

Además, sobre el accidente de Metro de la Línea 12 dijo: “No le vamos a echar la culpa a los partidos, los culpables fueron las constructoras”, dijo.

“Resulta que los afectados, los que viajan en el Metro, Tláhuac e Iztapalapa, con todo el dolor y también con la protesta deciden seguir apoyando la transformación. Pero los que no viajan en Metro votaron en contra por la manipulación de los medios de este lamentable accidente”, afirmó este miércoles López Obrador.

Por su parte, un hombre del acomodado barrio de Polanco, también llamado Luis, consideró que la pérdida de alcaldías de Morena guarda relación con la necesidad de políticas más específicas.

“Con este cambio yo creo que la propuesta es que estén más preparados los políticos, que estén mas cercanos a la ciudadanía. No sólo con propuestas muy genéricas, sino más específicas”, consideró.

DISTINTAS NECESIDADES

Sin embargo, sobre esto, Del Ángel consideró que los reclamos de estas dos zonas de la ciudad son muy diferentes y que el voto es el resultado de cuáles satisfacen o no las autoridades.

“La gente pondera: ‘¿Necesito calle sin baches? no tengo automóvil, no necesito eso, necesito otra cosa’. Las necesidades son diferentes, por lo que el incentivo es otro y es ahí donde juegan un papel importante los programas sociales”, relató.

Según explicó, los programas sociales se “partidizan” y terminan por generar en parte de la población a los que van dedicados un sentimiento de “deuda” que puede reflejarse en el voto.

Además, en su discurso, López Obrador, que protagonizó las recientes elecciones aunque no estuviese en juego la Presidencia, y la oposición hacen referencias frecuentes a términos que, para Del Ángel, no hacen más que profundizar en la polarización.

Y esto se vio reflejado en las urnas, relató la profesora, después de ya varios años viviendo en redes sociales una gran polarización y violencia.

MEMES CON “PELIGRO”

Asimismo, las imágenes más compartidas en redes sociales en los días recientes referidas a la división de la capital, fueron, consideró el filósofo y columnista de The Washington Post, Fernando Bustos, una muestra del “clasismo” que todavía pervive en la sociedad mexicana.

Memes con un símbolo comunista sobre la zona en la que ganó Morena o la indicación de que en el oeste pagan impuestos y en el este reciben subsidios son “peligrosas”, indicó el experto.

“Detrás de esta comicidad se puede producir una violencia hacia un ‘otro’ que generalmente es uno que ha sido vulnerado o precarizado históricamente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *